Hasta ayer todavía había zonas sin luz ni agua. A las cuadrillas locales de EDEN se sumaron refuerzos de Junín y Chivilcoy. 


Postes de luz y árboles caídos, voladura de techos e innumerables destrozos a lo largo y ancho de la ciudad fue el saldo que dejó el temporal previo al Año Nuevo.

De hecho, hasta ayer todavía no había luz ni agua en algunos sectores de zona norte, como por ejemplo en cercanías del camping del Club Belgrano. Al menos 12 cuadrillas de EDEN trabajaron desde el domingo para reponer el servicio, y se sumaron también refuerzos de Junín y Chivilcoy.

El saldo del temporal en la ciudad. (Flash 24)

El saldo del temporal en la ciudad. (Flash 24)

El saldo del temporal en la ciudad. (Flash 24)

“No hubo descanso. Los operarios trabajaron casi sin parar desde las primeras horas hasta la medianoche del domingo. Y volvieron a hacerlo durante lunes y martes. Es una tarea compleja porque hay que detectar las fallas, luego hacer pruebas y chequear que todo funcione correctamente”, sostuvo Luis Espíndola, gerente de la prestataria.

Coincidió en que fue la tormenta que mayores daños provocó a nivel local, y de hecho 9 de los 22 alimentadores quedaron inactivos. “En estos casos lo primero que hacemos es garantizar la seguridad en la vía pública para evitar que algún cable caído que tenga tensión pueda generar algo que lamentar. Al mismo tiempo asistimos a las personas electrodependientes, asegurándoles la provisión del suministro sin interrupciones”, aclaró.

Espíndola destacó, además, el trabajo en conjunto con el Comité Organizado para Emergencias (COE) y la subsecretaría de Atención Ciudadana: “Nuestros operarios garantizaron las condiciones de seguridad para que ellos pudieran retirar los árboles caídos”. También fue preciso coordinar tareas con Aguas Sanitarias frente al complejo escenario, que requirió “un tiempo más prolongado para normalizar la red”.






Comentarios