El lunes 14 de junio pasado por la tarde - noche, Guadalupe Belén Lucero Cialone (5) estaba jugando a la rayuela en la vereda de la casa de su tía, en el Barrio 544 Viviendas de San Luis. De un momento para otro, su primita –también niña- ingresó a la casa donde los adultos celebraban un cumpleaños con la frase que terminaría por movilizar a todo el país: “La Guada no está”.

// Mirá también: Búsqueda de Guadalupe: una perra marcó una casa y una posible mancha de sangre.

Desde ese momento y durante las horas, días y semanas posteriores; San Luis y el país se paralizaron y se unieron en una única causa: encontrar a Guadalupe. En los 12 días que han transcurrido hasta el momento, son muchas las teorías y elucubraciones sobre qué pasó con la niña, pero las certezas –que es lo que realmente importa- brillan por su ausencia. Y el país entero se sigue repitiendo una única pregunta: Dónde está Guadalupe.

Guadalupe Lucero (5) permanece desaparecida desde el lunes 14 de junio y todo el país la busca.Gentileza | Gentileza

“Sé que la gente de la Policía está trabajando y mucho, pero no hay resultados; por lo que no veo un muy buen panorama. Lo único que le pido a la gente que tiene a Guadalupe es que no le hagan daño y la devuelvan; que la lleven a la Policía o la dejen en algún lugar. Han pasado 12 días y Guada tiene que volver con su familia. Y a la gente en general les pido que, por favor, sigan compartiendo su foto y ayudando en la búsqueda, y que llamen al 911 si saben algo de mi hija. Guada es un amor, pura ternura”, destacó su padre, Eric Lucero, en diálogo con Vía San Luis.

Entre la desesperación y la ansiedad, Lucero no puede dejar de analizar el rumbo que ha tomado la investigación y los últimos acontecimientos. “Todo lo que yo tengo y que pueda ayudar, se lo pasé a la Policía. Veo que se está haciendo un trabajo, pero –lamentablemente- no se están centrando en la causa, en lo que importa; y que es ‘Dónde está Guadalupe’. Se empiezan a hablar de drogas, de narcotráfico y un montón de boludeces que no son lo importante y que bien podrían investigarse después. Pero ahora lo importante es dónde está mi hija”, insistió Eric, con la voz entrecortada.

La pequeña Guadalupe Lucero fue vista por última vez el 14 de junio, en la vereda de una casa del barrio 544 Viviendas (San Luis), donde estaba jugando. Gentileza | Gentileza

“Veo que los allanamientos y los operativos son siempre en las mismas zonas, en las mismas casas; no veo que se esté avanzando”, agregó.

“Es poco profesional”, sobre la ayuda de videntes

Recientemente, el comisario de la Policía de San Luis a cargo de la búsqueda de Guadalupe (que se ha convertido en una causa nacional, y que ha derivado en la activación del programa Alerta Sofía y en el ofrecimiento de una recompensa de 2 millones de pesos), Darío Neira confirmó que, dentro de todo el despliegue que incluye la búsqueda de la niña; están siguiendo –además- indicaciones de un o una vidente. El responsable destacó que no es la única pista ni camino que están siguiendo; y aclaró que –dada la situación- prefieren no descartar nada y seguir todas las puntas que puedan.

"A la gente le pido que siga compartiendo la foto de Guadalupe", destacó su papá, Eric Lucero.Gentileza.

De hecho, uno de los allanamientos y operativos llevados adelante en un descampado ubicado en las inmediaciones de la vivienda donde estaba Guadalupe cuando se la vio por última vez se desarrolló en base a las indicaciones de esta persona (o estas personas, ya que no se ha especificado el número de videntes que han colaborado).

“Si es así, que se están guiando por las indicaciones de una vidente; me parece poco profesional por parte de los responsables de la búsqueda. Y más allá de que todo sirve, no creo que sirva de mucho guiarse por una indicación de un vidente”, destacó el padre de Guada a Vía San Luis; insistiendo una y otra vez en que “es poco profesional”.

Si alguien tiene a Guada, lo único que quiero decirle es que no le hagan nada; que la dejen volver con su familia, que es donde ella tiene que estar. Ella es muy dada, muy cariñosa”, concluyó, con la voz casi ahogada.

Los magistrados de la causa y su trayectoria

Ni bien ingresó la denuncia de averiguación de paradero de Guadalupe Lucero, la causa judicial y la búsqueda recayeron sobre la jueza de Niñez y Adolescencia, Ivana Daniela Benenatti. De hecho, fue esta magistrada quien ordenó las primeras medidas y rastrillajes en la zona sur de la ciudad (donde se encuentra el mencionado Barrio 544 Viviendas).

El juez Ariel Parrillis, en tanto, fue quien se sumó a la causa posteriormente y quien aseguró que la desaparición de la niña podría tratarse de un caso de “privación ilegítima de la libertad”. La fiscal, en tanto, es María del Valle Durán.

La imagen que se difundió y sigue difundiendo de Guadalupe Lucero como parte del programa Alerta Sofía.Gentileza

A modo de coincidencia o casualidad, tanto Benenatti como Parrillis y Durán fueron funcionarios públicos en distintos mandatos del actual gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

En el caso de Benenatti, antes de ser nombrada jueza; fue parte de la asesoría legal del Programa Defensa del Consumidor y del subprograma Familia Solidaria, ambas dependencias del Ministerio de Desarrollo Social. Además, dentro de la función pública, cumplió funciones en el subprograma Fiscalización, Seguimiento, Información y Fomento de Nuevas Inversiones Industriales del Ministerio de Industria; en el subprograma Relaciones Públicas e Institucionales de la secretaría General de la Gobernación y en el Centro de Atención a la Víctima del Ministerio de Gobierno.

A ello se suman sus antecedentes profesionales en el área de asesoría en la Cámara de Diputados de la Nación y en el Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis.

Ariel Gustavo Parrillis, en tanto, fue designado como juez de Instrucción en lo Penal el 10 de mayo del 2018. Entre 2004 y 2005 se desempeñó, además, como asesor legal de la Comisión de Derechos Humanos del Gobierno de San Luis. Posteriormente fue procurador del Servicio Penitenciario puntano y presidió la Comisión de Derechos Humanos del Gobierno provincial.

Los tres magistrados que atienden en la causa por la desparición de Guadalupe Lucero. Los jueces Ariel Parrillis y Daniela Benenatti, y la fiscal María Durán.El Chorrillero | El Chorrillero

Tiempo después llegó a ocupar el cargo de secretario del juzgado de Instrucción en lo Penal y Correccional Nº 2, donde después concursó para juez y se desempeña actualmente.

La fiscal María del Valle Durán, por su parte, lleva poco más de un mes en el cargo y ha recaído sobre ella esta compleja y sobre expuesta causa. Durán se ha desempeñado previamente como secretaria del juzgado de Instrucción Penal 1; mientras que con anterioridad fue secretaria privada de la ex presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Lilia Novillo.

// Mirá también: Búsqueda de Guadalupe: la esperanza de un sanjuanino y sus dos perras entrenadas de hallarla con vida.

En el período comprendido entre 2000 y 2009, María del Valle Durán fue relatora de la Fiscalía de Estado; mientras que desde 2009 y hasta 2010 la actual fiscal fue jefa del Área Asesoría Jurídico-Contable del Ministerio de Medio Ambiente de San Luis.

Se suman dos nuevos fiscales

Durante las últimas horas se confirmó que otros dos fiscales se sumarán a la investigación que busca dar con el paradero de la niña Guadalupe Lucero. Se trata de la fiscal de Cámara, Virginia Palacios Gonella; y del Agente fiscal Esteban Roche, ambos de la Primera Circunscripción Judicial de San Luis; según destacó el medio Amanecer Informados.

De esta manera, y con la incorporación a la causa de los dos fiscales; podrán intervenir en los diferentes procedimientos y medidas, en base a la resolución del Procurador General de San Luis, Luis Martínez. Según confirmaron fuentes judiciales, además, el juez Parrillis fue quien convocó a Palacios Gonella y Roche, aunque en un futuro -de considerarlo necesario- podrá convocar a más personal judicial.