Hace ocho días que en la capital puntana hay servicio reducido de transporte urbano de colectivos. 


Ya pasó más de una semana desde que se inició el conflicto que mantiene a los trabajadores de Transpuntano, la empresa de colectivos de la ciudad de San Luis, con medidas de fuerza. Es porque durante diciembre solo recibieron el 50% del pago de los haberes. Aseguraron que si no les pagan los sueldos adeudados el miércoles habrá paro total.

El presidente de la empresa, Carlos Ponce declaró a El Chorrillero que están juntando la recaudación diaria para liquidar las jornadas de “manera proporcional” y que desde que comenzaron las medidas de fuerza perdieron alrededor de $1.200.000, y que con ello a esta altura “los sueldos habrían sido pagados en su totalidad” y añadió que: “Todavía queda cerca del 40% de los empleados para abonar. Están cobrando de a poco”.

Hasta el momento los trabajadores realizan asambleas que afectan el servicio de transporte. De 8 a 10 y de 17 a 19 los colectivos no salen a la calle.

Por su parte, el secretario general de la UTA sede San Luis, Iván Piñeyro explicó que “de los 340 trabajadores, solo a 140 le depositaron solo una parte”.

Aparentemente otro punto de discusión que elevó el nivel de conflicto es sobre una supuesta reunión entre delegados nacionales de UTA con autoridades de Transpuntano en la sede del Ministerio de Transporte de la Nación, en Buenos Aires, convocada para este martes.

Al respecto, Ponce aseguró que no habían tenido “ningún tipo de notificación”, y que incluso, esta mañana presentaron una nota en la sede del organismo en la ciudad de San Luis para que informaran si “hay algún tipo de audiencia sobre el tema”.

“La oficina regional se comunicó con las autoridades de Buenos Aires y nos dijeron que al día de la fecha no hay nada programado. Ha sido un rumor”, manifestó el directivo y opinó que “se trata de una maniobra política por parte del gremio con el objetivo de forzar una situación a través de una conciliación obligatoria que no existe. Los vecinos están siendo rehenes de actitudes de sindicalistas que no piensan en lo que sufre el usuario que se ve impedido de desplazarse por medidas arbitrarias que no sirven para nada”.

Al igual que la semana pasada, Piñeyro volvió a hacer hincapié en las gestiones que llevan a cabo para solucionar los problemas económicos a partir de los cambios en el financiamiento del sistema de transporte público.

“Reiteramos nuestro pedido al gobernador -Alberto Rodríguez Saá- para ver si nos puede recibir y discutir los subsidios pero no hemos sido escuchados, ni por él ni por el ministro Eduardo Mones Ruiz”, resaltó.

Respecto al posible paro de 24 horas que podría realizarse el miércoles, advirtió que perderían alrededor de $200 mil y que la medida “solo perjudicaría a los habitantes de la capital”.






Comentarios