Sin lugar a dudas el terremoto del lunes 18 de enero trajo consigo múltiples daños y perjuicios para muchas familias que habitan el suelo sanjuanino. Este es el caso de Hugo Reinoso y su familia, oriundos de Media Agua, departamento Sarmiento, donde fue el epicentro del sismo y donde se registraron grande daños. Sin embargo, rápidamente la solidaridad salió a flote en toda la provincia y la tristeza de Reinoso, trabajador rural, se transformó en esperanza nuevamente.

Es que, el hombre que trabaja en la cosecha perdió su casa, que se transformó en escombros luego del fortísimo temblor. Sus compañeros de trabajo, le dieron una gran sorpresa al realizarle una gran donación de mercadería y dinero luego de haber perdido casi todo. Así que, con ropa de trabajo y sombreros, salieron en auxilio de su colega, uno de los tantos damnificados de San Juan.

Según contó Alberto Alaníz, uno de los cosechadores solidarios, a Tiempo de San Juan, “fuimos a dar nuestro aliento y apoyo. Se trata de un compañero que perdió parte de su casa, un hombre humilde y trabajador. Me invade la emoción de ver lo que pasó. Estoy orgulloso de ser parte de este grupo que se sacrifica y es golpeado por la vida, pero que aún salí sale a dar una mano enorme a un amigo”.

La idea de la entrega de dinero es que pueda comprar materiales para levantar un salón de adobe que se le vino abajo luego del terremoto. Al respecto, Alaníz sostuvo: “La verdad es que no lo esperaba, estaba sorprendido. Pero se lo merece, es un hombre que está curtido en esto y tiene el rostro cansado”.

El sismo más fuerte que registró San Juan en el siglo XXI generó múltiples daños en viviendas de toda la provincia, dejando a muchos sanjuaninos a la intemperie. Sin embargo, la solidaridad salió a flote más que nunca y en muchísimos puntos de todo el territorio provincial se realizaron colectas de donaciones para poder asistir a las cientos de familias afectadas.