Aunque esta vez no hubo chicanas millonarias para criticar al juez de turno, Emiliano Vecchio consideró que a Rosario Central lo perjudicó el arbitraje ante River Plate. Este sábado, el volante consideró que la derrota de visitante se empezó a definir con el “penal que no fue”, un fallo que le permitió al Millonario ampliar la ventaja.

“El árbitro nos cobra un penal que no fue y eso nos desequilibró, porque era un partido parejo”, dijo el jugador respecto de la sanción de Fernando Rapallini por una mano de Joaquín Laso. La decisión le abrió la puerta al equipo de Marcelo Gallardo para marcar el segundo gol en la victoria por 3 a 0 en su casa.

Más allá de la queja, el capitán auriazul remarcó que el platense es “buen árbitro, respetuoso y se equivocó como nos equivocamos todos”. Así esquivó la chance de reeditar la inusitada discusión que tuvo Andrés Merlos en la primera fecha, cuando los canallas vencieron a Argentinos Juniors en el Gigante de Arroyito.

Respecto de la actuación de Central, el mediocampista se mostró satisfecho por el rendimiento de su equipo y afirmó: “En el primer tiempo nos plantamos bien, seguros de lo que hacíamos, defendiendo alto y presionando, y una pelota parada nos abre el partido. Es una lástima porque sentíamos que podíamos tener un buen resultado”.

“Son errores que tenemos que corregir. Con Argentinos tuvimos dos en los que nos perdonaron y hoy River no. Son desatenciones que nos terminan costando muy caro”, concluyó el ex Colo Colo.