A principios de abril, Pablo Cerra presentó un libro sobre la historia de Newell’s y el peronismo. Después del lanzamiento le mandó una carta y un ejemplar al papa Francisco y este domingo recibió la respuesta del mismísimo destinatario a través de otra misiva en la que agradeció el regalo y compartió algunas reflexiones con el autor.

//Mirá también: El papa Francisco denunció que algunos lo “querían muerto” dentro del Vaticano

El abogado rosarino había confirmado el viernes que el material había llegado a manos de Jorge Bergoglio y con eso ya se daba por hecho. Sin embargo, dos días más tarde se encontró con un e-mail del Vaticano y el texto de puño y letra en el que el religioso le agradecía por la copia de “Lealtad leprosa”.

La misiva fue enviada por correo electrónico con una foto adjunta.

El sumo pontífice admitió con humor la demora en la recepción del libro. De entrada comentó que la carta “tardó más tiempo en llegar que la que Cristóbal Colón escribió desde Santo Domingo”. Luego se comprometió a leer el ejemplar que llegó a sus manos a partir de una gestión del diputado nacional Luis Contigiani.

//Mirá también: Para el papa Francisco, “las mujeres no tienen las mismas oportunidades que los hombres”

“Usted habla de la herencia (Newell’s, el peronismo de Perón y Evita y los valores cristianos) ¡Qué grande es sentirse heredero!”, expresó Francisco. Así contestó a una parte de la misiva del fanático rojinegro que trabaja como representante legal de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Sentirse heredero

Por otra parte, el obispo de Roma expresó: “La historia no empieza conmigo (tampoco ‘sinmigo’ como decía Catita) sino que la recibo, la adopto y la hago propia”. Luego destacó la importancia del “diálogo de los jóvenes con los abuelos” dentro de esa línea de pensamiento.

“Todo lo que el árbol tiene de florido le viene de lo que tiene de soterrado”, añadió Bergoglio en la cita de un poema de Francisco Luis Bernárdez. Luego concluyó: “Sentirse heredero es sentirse hijo y aceptar ser padre”.

El libro del abogado de la UOM se presentó a principios de abril.

Finalmente, el sumo pontífice se puso a disposición de Cerra y le pidió que no deje de rezar por él. En su despedida, escribió: “Yo lo haré por usted, su compañera y sus tres hijas. Y si pasan por este ‘barrio’, toquen el timbre que será un gusto recibirlos”.