Entre el martes y este miércoles se llevaron adelante seis allanamientos en las provincias de Chaco y Misiones, por orden del fiscal Martín Castellano, quien está a cargo de la Sección Criminalidad Económica y Compleja (SECEC) de la Unidad Fiscal Rafaela del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Se dieron en el marco de 25 estafas denominadas “cuento del tío”, cuyas víctimas eran de Rafaela o de la zona. Se secuestraron 11 autos; 7 camionetas; 3 camiones; 190 mil pesos y 2 mil dólares; teléfonos celulares; joyas; documentación bancaria y otros elementos de interés para la investigación.

En los procedimientos participó personal del departamento Compleja 5 de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de Rafaela y personal policial de las provincias de Chaco y Misiones.

Algunos de los elementos secuestrados en los seis allanamientos en las provincias de Misiones y Chaco en el marco de investigaciones por estafas telefónicas cometidas en Rafaela y la zona.Prensa MPA

Los seis allanamientos se realizaron entre la madrugada del martes y las primeras horas de este miércoles en las ciudades de Oberá y Posadas (Misiones) y en Resistencia (Chaco).

Las diligencias fueron dispuestos por el fiscal Castellano en el marco de 25 investigaciones (relacionadas entre sí) por estafas telefónicas cometidas en 2018 y 2019 bajo la modalidad conocida como “cuento del tío”, en perjuicio de víctimas residentes en las ciudades de Rafaela y la zona. De acuerdo a un cálculo hecho en función de lo manifestado por las víctimas, el monto total de las estafas suma 800 mil pesos y 180 mil dólares.

Las víctimas (en su mayoría adultos mayores) recibieron llamados telefónicos en sus domicilios particulares por parte de personas que -de manera engañosa- simulaban ser familiares y les indicaban que debían cambiar en el banco los billetes que tenían en sus casas. Para lograr el desprendimiento patrimonial, y recurriendo a diversas instrucciones engañosas, distintas personas pasaron luego por los domicilios de las víctimas y retiraron sumas de dinero, ya sea en moneda nacional como extranjera, valiéndose de los engaños desplegados. La mayoría de los llamados se efectuaron desde teléfonos celulares ubicados en la provincia de Misiones.