Entre el lunes 15 de febrero y el martes 16 a la madrugada, la calesita de la Plaza General Belgrano de Punta Alta sufrió el robo de su sortija, entre otros elementos. Cientos de comentarios se leyeron en las redes sociales por la indignación del hecho delictivo hacia uno de los juegos más antiguos que tiene la ciudad y donde alegran a miles de niños.

“Devuelvan la sortija de la calesita”, era el lema que se viralizó en redes sociales.

Pero cuando cuando hablamos de solidaridad, se nos presentan ciudadanos que son ejemplos a imitar. Lo que empezó como algo triste para los más pequeños, que ansiaban ganarse con el objeto una vuelta gratuita y un caramelo, la historia finalizó con alegría, tras la donación una sortija por parte de la Familia Sánchez. Entre los 5 integrantes, se encuentran Daniel, Laura, Germán, Martina y Sara.

Vía habló con uno de los protagonistas que nos contó cómo surgió la idea. “Los chicos van seguido a la calesita. Se divierten mucho y salen muy contentos. Al enterarnos lo que pasó, mis hijos se sintieron muy mal y decidimos hacerles ese presente, la sortija, sin ningún interés de que suceda todo lo que pasó después. Fue de forma personal y con mucho cariño hacia la calesita que tantos años tiene y de tantos recuerdos para nosotros. Daniel trabaja en una empresa de cable y yo (Laura) soy ama de casa, aparte de trabajar en una mediana empresa de sublimación, estampado y demás (todo personalizado), pero siempre nos hacemos tiempo para ellos, que tienen 10, 5 y 2 años”, comentó Laura.

Indicó, “vivimos siempre en Punta Alta”. Por último agregó, “el dueño se sorprendió cuando fuimos y se puso contento!! Nos agradeció mucho y les dio una vuelta de regalo a nuestros niños”.