Investigadores de la Policía de Mendoza realizaron hoy jueves un nuevo rastrillaje en el lugar en donde hallaron los cuerpos sin vida de Kevin y Franco Álvarez en buscfa del arma asesina. Los resultados dieron negativos pero sí hallaron pertenencias de una de las víctimas.

//Mirá También: Búsqueda de Guadalupe: un empleado de una estación de servicio de Mendoza dijo haber visto a la niña

Personal de la Policía Científica y de la División Homicidios de Investigaciones estuvo a cargo de la búsqueda que se desarrolló en donde hallaron los cuerpos el domingo pasado en calle Los Pinos en Rodeo del Medio.

El operativo fue ordenado por la fiscal Andrea Lazo de Homicidios, y estuvo destinado a encontrar el arma utilizada para asesinar a los hermanos Álvarez.

Cabe destacar que por el crimen se encuentran detenidos e imputados Vicente Fabián Dagostino (51), su hijo Axel Leonel Dagostino (21) y los hermanos Isidro Omar (32) y Luis Andrada (37).

La fiscalía los acusó de “homicidio agravado por alevosía, premeditado de dos o más personas y homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, delito que prevé prisión perpetua si son hallados culpables.

En la reinspección que realizaron este jueves, los peritos no encontraron el arma utilizada, la cual sería un calibre 22. Sin embargo, encontraron entre los arbustos y, en el agua, una mochila que pertenecía a Kevin Álvarez.

En el bolso hallado había un cuaderno que estaba mojado por los días que llevaba en la escena, una billetera con 200 pesos en efectivo y otros bienes personales. Si bien esto no modifica la situación de los acusados, es importante para el avance de la causa.

Por otra parte en las pericias realizadas en una camioneta Ford F-100 secuestrada a Luis Andrada, vecino de las víctimas, los investigadores explicaron que no hallaron rastros hemáticos. Esto porque una de las hipótesis marca que los presuntos autores ultimaron a ambas víctimas y luego las trasladaron hasta donde finalmente los hallaron.

//Mirá también: Segundo juicio por el Próvolo: declaró la monja Kumiko y dijo que era inocente

Fuentes de la causa explicaron que en cuanto al móvil de los asesinatos, la más fuerte apunta a que los hermanos habrían sido abatidos tras una pelea, por una diferencia en el cobro por su trabajo. Esto último, originado por el robo de una planta de marihuana.

Es que un testigo que declaró en la causa dijo que Franco Álvarez estuvo vinculado a ese robo y que cuando fueron a cobrar por su trabajo, recibieron menos dinero de los $25.000 que debían cobrar.

Esto, según los testigos, habría sido por la plata que debió gastar el dueño de esa planta para recuperarla. Sin embargo, no descartan otra línea investigativa. Fuente Sitio Andino