El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Cuyo aprobó una propuesta del rector Daniel Pizzi para que todas las escuelas secundarias de su dependencia tengan al menos tres horas y media de clases de manera sincrónica, todos los días hábiles. De esta manera se buscaría garantizar un cursado que permita, de forma igualitaria, que se cumplan las metas académicas en todos los casos, durante el tiempo que persista la pandemia por Covid-19.

//Mirá también: Mendoza financiará más de 140 emprendimientos

Esta decisión surgió de una iniciativa presentada por el rector Pizzi y aprobada en pleno por el Consejo Superior, atendiendo a las condiciones sanitarias actuales y buscando que se priorice un dictado de clases adecuado, para todos, y atendiendo al nivel educativo de las escuelas de la Universidad.

De esta manera, definieron que la presencialidad o virtualidad se regirá por el sistema de “semáforos”, tal como lo establece el protocolo que oportunamente elaboró el Comité Epidemiológico Ampliado, que fuera aprobado, a través de la resolución 280/2020 a fines del año pasado por ese mismo cuerpo.

Las autoridades universitarias intentan que los estudiantes “no pierdan el orden ni la rutina de cursar cada día y cumplir con los objetivos académicos”, tal como señalaron algunos de los consejeros que apoyaron la propuesta.

La comisión de seguimiento

El Consejo Superior también decidió integrar una comisión integrada por decanas, decanos, representantes de todos los claustros y de Fadiunc, referentes del Comité Epidemiológico y padres y madres de estudiantes.

Esta comisión se encargará de hacer un seguimiento estricto y cuidado para que se cumplan las premisas planteadas. Además, cada semana entregará un informe detallado con las situaciones de cada escuela para que decidir las condiciones de cursado, según lo que refleje el “semáforo” confeccionado por los especialistas de la UNCuyo.

El rector Pizzi señaló al presentar el proyecto que “Entendemos que para mejorar lo que hemos venido haciendo hasta ahora en los colegios de la Universidad es preciso asegurar un proceso de educación sincrónica. Tenemos que garantizar que nuestros jóvenes tengan por lo menos tres horas y media reloj diarias, de lunes a viernes, durante todo el mes”, al resaltar la necesidad de mejoras cotidianas en el trabajo por una mejor educación para los alumnos de las escuelas.

//Mirá también: Afiliados de OSEP reclaman por demoras en hisopados y falta de camas

Fuera de ese horario podrán realizar sus actividades y tareas complementarias que surjan del trabajo sincrónico, con independencia de que si esa actividad sincrónica se da de manera virtual o presencial”, completó. También Pizzi dijo que el objetivo de la propuesta es también “ayudar a los jóvenes y a sus familias a buscar un orden, una rutina diaria” y que, en ese aspecto, “la educación sincrónica constituye un ordenador de primer orden”.

La propuesta concreta que aprobó el Consejo Superior, órgano colectivo de Gobierno de la Universidad, es la siguiente:

1- Se asegura un piso de tres horas y media reloj de educación sincrónica diaria, todos los días hábiles del mes, presenciales o virtuales según la situación. En ningún caso podrá haber una carga horaria de educación sincrónica inferior.

2- La presencialidad o virtualidad se rige por el sistema de “semáforos” que establece el protocolo que elaboró el Comité Epidemiológico Ampliado, aprobado por unanimidad por el Consejo Superior.

3- El Consejo Superior conforma una comisión (a la que se suman representantes del Comité Epidemiológico de la UNCuyo, de los padres/madres de los Colegios, de Fadiunc, y de centros de Estudiantes de las escuelas) que hará el seguimiento de la aplicación de la carga horaria sincrónica diaria y que elaborará el índice de casos semanal en virtud del cual se regirá el sistema de semáforos que establece el protocolo. Cada viernes, la comisión indicará el número en virtud del cual, y por aplicación del protocolo, habrá o no presencialidad parcial, total, en la semana siguiente. El número será diferenciado por establecimiento educativo. Fuente Prensa UNCuyo