Sigue el juicio por jurado popular que busca encontrar el culpable del crimen que dejó sin vida a la empresaria Norma Carleti. Durante la jornada se escucharon una serie de testimonios, entre las más contundentes la psicóloga que atendía a la víctima y el periodista que entrevistó a Juan Carlos Guerrero.

// Mira también: Caso Próvolo: comenzará la lectura de las tres piezas acusatorias

La ex novia de Leonardo Hisa también hizo una aparición en el estrado, declarando que le pareció que Hisa no sería capaz de llevar adelante el crimen y que solamente querían perjudicarlo.

Norma atravesaba una crisis de depresión y angustia

Norma Carleti recibía tratamiento por una profesional de salud mental desde febrero del 2017, por lo que la psicóloga fue convocada para presentar testimonio ante el jurado.

La mujer declaró que Carleti comenzó a asistir su despacho luego de sentirse angustiada por el proceso de divorcio. Si bien la psicóloga no señaló que Norma sentía su vida amenazada, sí manifestó que le había comunicado que Hisa era muy celoso y autoritario y que en más de una oportunidad le amenazó con suicidarse si se separaban.

No es la primera vez que en este juicio se escucha de esa actitud manipuladora de Hisa, ya que la abogada de Norma expresó la misma situación. La psicóloga inclusive indicó que Norma “para evitar conflictos aceptaba los cuestionamientos que el le hacía respecto a su vestimenta y con quién se juntaba”.

Sobre el estado mental de Norma, la profesional de salud declaró que Carleti se encontraba atravesando una crisis depresiva, con alteraciones de sueño, angustia, llanto y tristeza.

La prueba del periodista y las llamadas al 911

El periodista que entrevistó a Juan Carlos Guerrero presentó el material crudo de su encuentro, donde el implicado dice haber conocido con anterioridad sobre el crimen, pero no formar parte del mismo.

// Mira también: Acusaron a Walter Bento de liderar una banda que cobraba coimas

Así, el jurado tuvo la oportunidad de escuchar la versión de Juan Carlos de los hechos, sobre la contratación de los sicarios y las fechas frustradas del crimen.

Pero, en los audios, Guerrero se desvincula totalmente. “Mis hijos y yo quedamos imputados por falta de investigación de la justicia. Hay mucho poder político, mucha plata en juego que necesita que personas que estén acá y esos somos yo y mis hijos. Los verdaderos culpables están afuera”, expresó Guerrero al periodista.

Por otro lado, el jurado también tuvo la oportunidad de escuchar los audios de las llamadas al 911, dos llamados de personas desesperadas pidiendo ayuda por Norma, ya que se escuchaban gritos desde su vivienda. Ambos pensaron que implicaba un robo a mano armada.