Comenzó la segunda semana del juicio del caso de la muerte de Norma Carleti. Este lunes fue una jornada interesante, ya que se pudieron escuchar testimonios de numerosas personas vinculadas al caso, dándose a conocer datos relevantes que ayudarán al jurado elegir el veredicto que consideren correcto.

// Mira también: Arranca el segundo juicio por la causa del Próvolo

Durante la jornada de hoy testificaron 4 personas: dos presos que decían conocer a uno de los acusados, la primer policía en intervenir en el caso, un perito de criminalística y la abogada que asesoraba a Carleti sobre asuntos personales, tales como su divorcio.

La declaración de la abogada

“Nunca me dijo que temía por su vida”, declaró la abogada, luego de explicar que le había recomendado a Carleti no solicitar una medida de protección por violencia de género, ya que podría complicar su acceso a su empresa.

Si detalló los detalles que ella conocía sobre la relación entre Carleti y Hisa, diciendo que fue una “especie de noviazgo, viviendo en casas separadas, pero se veían”, con “discusiones habituales y acaloradas”.

Según la asesora legal, el mayor problema entre ambos era la división de bienes y que si bien no hubieron amenazas frente los representantes, reconoce que Carleti le contó que “él amenazaba con suicidarse en caso de que avanzara con el divorcio o la división de bienes”.

Los presos se desligaron de su vinculación al caso

Entre los testigos, se encontraba Ezequiel Gómez Masa, quien hace unos días había sido puñalado. Se había pensado que este sería un testigo clave, pero al momento de subir a la estrada, señalo no tener nada que ver con el caso.

Además, comunicó que su ataque no fue por su involucramiento en el caso, sino por ser referente del pabellón en el que se encuentra.

// Mira también: Desactivaron 5 fiestas clandestinas y clausuraron un patio cervecero en Maipú que “parecía un boliche”

Mientras tanto, el otro preso, quien se pensó que fue el autor de la grabación del audio donde Kevin Guerrero confesaba el crimen, también decidió desvincularse del asesinato. “Dijimos que lo grabamos tres, pero en realidad fue uno solo”, declaró el preso, dejando en claro que “este asunto me va a traer problemas, no voy a declarar nada”.

Terminó testificando los pocos detalles que conocía sobre el audio, entre ellos que uno de los presos implicados con el audio habían recibido promesas de beneficios en cambio de implicar a Hisa en el asesinato.

También prestaron declaraciones uno de los peritos de criminalística que participó en el caso, propiciando datos sobre los análisis realizados en el lugar y la primer policía que actuó en el asesinato, señalando un detalle que en su acta policial no reportó, la presencia de una mochila en la espalda de Kevin Guerrero.