Empresas de servicios sociales no estarían asumiendo sus compromisos.


El angustiante testimonio de un hombre joven que pico en mano cava en un cementerio lo que será la sepultura para el cuerpo de su madre fallecida a causa de la pandemia de Covid-19, es el contenido de un breve video que desde Jujuy pasó por las redes sociales y llegó a las pantallas de televisión de todo el país a través de los canales metropolitanos.

El video fue grabado en el cementerio municipal “Sagrado Corazón de Jesús” de la ciudad de Libertador General San Martín, situada a 112 km de San Salvador de Jujuy, por familiares de Paula Pereyra, paciente que perdió la vida atacada por el Covid-19.

Sofocado por el esfuerzo y ahogado por el dolor, su hijo José Ramírez se queja amargamente y con enojo por el desamparo con que atraviesa la situación, remarcando que se grababa el video como demostración de que así como había enfermos que morían en sus domicilios, las familias debían cavar las tumbas para sus difuntos.

En declaraciones periodísticas formuladas este jueves, un funcionario del área Descentralización del municipio, Gabriel Moyano, dio las explicaciones del caso y buscando poner las cosas en su lugar en cierto modo coincidió con críticas similares hechas por autoridades provinciales acerca del rol que les cabe a empresas y obras sociales privadas en el contexto de la pandemia que por estas semanas azota con dureza a la provincia.

Gabriel Moyano, del área Descentralización de la Municipalidad de Libertador Gral. San Martín.

Partiendo de que por imperio de los protocolos vigentes los cuerpos de fallecidos por coronavirus, o sospechosos de haber tenido la enfermedad, deben ser inhumados en tierra, Moya apuntó que los deudos “cargan la culpa al cementerio, cuando ellos vienen desde hace unos años pagando un servicio privado que les debe brindar el cavado de la fosa”.

En algunos casos las empresas de servicios sociales “sí se hicieron cargo, en otros no”, dijo el funcionario y confirmó que “trajeron el féretro con los restos de la mamá de un joven que sí tuvo que cavar él la fosa” porque “se desentendió la compañía” prestadora del servicio de sepelio.

También invocando los protocolos de bioseguridad indicó que “solo pueden ingresar cuatro personas, dos personas para cavar y pueden hacer intercambio” con las dos restantes.

Condoliéndose con los familiares que pierden sus parientes, Moyano aseguró que “entendemos que no es un momento grato, pero tenemos que ser duros en ese sentido con las restricciones” impuestas por los protocolos, señaló el funcionario ledesmense.

Algunas publicaciones situaban la grabación del video en los fondos de la vivienda de la familia, acompañando las imagenes con títulos como “En Jujuy entierran a sus muertos en las casas”.




Comentarios