Una nueva variante del COVID-19 fue detectada por científicos sudafricanos, que se encuentran trabajando en pos de entender cuáles serían los efectos que podría ocasionar en la población.

22 casos de la variante B.1.1.529 fueron detectados, según informaron las autoridades del país sudafricano. Foto Ernesto Mastrascusa/EFE.

La información fue confirmada por el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD por sus siglas en inglés), este mismo jueves.

A su vez, y a través de un comunicado, el NICD detalló que se detectaron 22 casos de la variante B.1.1.529.

Las declaraciones de las autoridades sudafricanas sobre la nueva variante

El profesor Adrian Puren, de este Instituto, dijo: “Aunque la información es limitada, nuestros expertos están trabajando horas extra con todos los sistemas de vigilancia para entender la nueva variante y cuáles podrían ser sus potenciales implicancias”.

El virólogo del Centro de Innovación y Respuesta ante Epidemias, Tulio de Oliveira, también afirmó mediante una conferencia: “Lamentablemente hemos detectado una nueva variante que es motivo de preocupación en Sudáfrica”.

Y a su vez, se detalló que esta nueva variante tiene “un elevado número de mutaciones”. Además, fue detectada en otros países, tales como Botsuana y Hong Kong, como consecuencia de turistas y viajeros procedentes de Sudáfrica.

El ministro de Salud del país, Joe Phaahla, también se expresó al respecto y afirmó que es “muy preocupante” la noticia de esta nueva variante. Y además explicó que se trata de la causante del aumento “exponencial” de los casos positivos que se están dando en el país del sur de África.

COVID-19 en Sudáfrica

Cabe recordar que Sudáfrica fue el primer país en poder detectar la variante beta en 2020, una de las que genera mayor preocupación según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y esto se debe a su alto grado de transmisibilidad y además la menor eficacia de las vacunas para hacer efecto sobre ella.

La situación de los 2 millones 950 mil casos y casi 90 mil muertes por coronavirus en Sudáfrica, lo convierten en el país más afectado del continente.

También en Sudáfrica se detectó otra variante a principios del 2021, la C.1.2, aunque la variante delta continuó siendo la más común en sus tierras, la cual hizo que aumentaran los contagios.

Los números actuales de la pandemia en este país reflejan un acumulado de más de 2 millones 950 mil casos, con un total de casi 90 mil muertes, lo que lo convierte a Sudáfrica, en el país más perjudicado de todo el continente africano.

Al mismo tiempo, los datos oficiales arrojan que fueron administradas casi 25 millones de dosis de vacunas en Sudáfrica.

Pero solamente 14 millones de personas tienen el esquema completo, representando poco más del 23% del total de sudafricanos, sobre una población que consta con poco menos de 60 millones de habitantes.

La situación de la pandemia en África

En la actualidad, en el continente africano, solo el 27% de los trabajadores de la salud pudieron completar el esquema de vacunación, según un estudio llevado a cabo por la OMS.

La OMS analizó que solo el 27% de los trabajadores de la salud están inoculados en África.

Esto estaría evidenciando el lento avance del proceso de inmunización que sufre este continente, principalmente entre los empleados de la salud, los más expuestos al coronavirus.

A través de diversos estudios, la OMS analizó información de 25 países y llegó a las conclusiones de que 1,3 millones de trabajadores de la salud habían sido inoculados completamente.