Por segunda vez consecutiva Atenas debió jugar los playoff por la permanencia en Liga Nacional. Derrotó en la serie a Bahía Basket y fue un alivio para el Griego. Y para Bruno Lábaque, manager del club e hijo de Felipe, el presidente.

//Mirá también: Por la grandeza de su nombre, Atenas sigue en la Liga Nacional

“En el caso mío como manager estoy esperando que me digan que ya terminan el estadio para disponer de fondos y poder armar un plantel. Porque es difícil poner la cara. La paso muy mal y se lo manifesté a mi viejo. Cuesta estar así, bajoneado. Atenas merece pensar en grande”, manifestó Bruno.

En una entrevista con Tercer Tiempo por Mitre Córdoba, remarcó: “La filosofía del club es no hipotecarlo. Atenas no debe un peso. Tenemos que buscar jugadores de acuerdo al presupuesto. Y el tema logística es carísimo, sale más que el armado del plantel porque cada club se hace cargo de todo”.

//Mirá también: “Jugaba con la camiseta de Milanesio, no quiero ser el jugador que se vaya al descenso con Atenas”

“Fue un año muy difícil desde antes que empezara la Liga. Esto fue más bravo que la vez pasada. No te acostumbras nunca a algo así. Fue un equipo joven, con muchos debutantes. Con el Turco (Arduh) seguro hubiese sido distinto... Estuvimos a punto de no jugar la Liga. Un día antes nos dijeron que nos bajábamos pero el hijo del Turco, por la memoria de su padre, quería jugarlo, y ahí se decidió jugar”, completó Lábaque.