Durante la media mañana de este viernes, la Unidad Fiscal de Investigaciones Ambientales realizó allanamientos en distintos locales de comida y supermercados del Barrio Chino, ubicado en el barrio de Belgrano porteño.

//Mirá también: Feriantes del Mercado Central cortaron la Autopista Riccheri

En la ocasión, se secuestraron pescados que no estaban aprobados por el Código Alimentario Argentino, como distintos tipos de tiburón y de almejas. Asimismo, encontraron desechos de comida en mal estado.

La investigación fue llevada adelante por la unidad de Delitos Especiales de la Policía Federal y el cuerpo de investigaciones de la Ciudad de Buenos Aires. Por su lado, la fiscalía que interviene será la encargada de determinar suspensión de actividades en los locales involucrados.

“La Policía no tiene conocimiento si el pescado está fresco”, dijo la propietaria de uno de los locales a TN. Al mismo tiempo, aseguró que los productos “no estaban en mal estado”. “Estoy loca, vino un montón de gente y estoy sola, estoy partida en cuatro partes”, expresó.

El Barrio Chino y un viernes de allanamientos.

Otro de los trabajadores del local, contó: “Vinieron a llevarse la mercadería diciendo que supuestamente no está habilitada para venderse”.

No aptos

La Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria debió destruir los productos secuestrados y llevarlos al Ceamse. Explicaron que esto se debió hacer por “no estar aptos para el consumo humano”.

El fiscal de la causa, Carlos Rolero Santurian, señaló: “Hay alimentos no aptos para el consumo humano”. “Más allá de la calidad del alimento los productos tienen que tener un origen determinado, y tiene que estar constatado. Se tiene que poder ver de forma fehaciente desde el lugar de origen hasta la venta al público por dónde pasó el alimento, y eso no se puede hacer”.

//Mirá también: El uso del tapabocas seguirá siendo obligatorio en la Ciudad de Buenos Aires

Uno de los vendedores aseguró “no saber” que la venta de tiburón no estaba permitida. “Nunca te explican el tema de las habilitaciones, justo hoy vinieron con eso”, dijo. “Acá no hay nada en descomposición, si el proveedor trae algo que no está apto para el consumo, se devuelve”.

Por otro lado, aseguró que la mayoría de estos productos no son consumidos por argentinos “porque no conocen’'. “Lo consume la gente que viene de China, japoneses, coreanos. No son productos costosos”, afirmó.