Las amenazas fueron recibidas a las 19.10 en la estación Morón y a las 19.40 en Merlo.


Los trenes de la línea Sarmiento retomaron este martes por la noche el recorrido completo entre las cabeceras de Once y Moreno, con demoras y cancelaciones, tras dos amenazas de bomba que primero limitaron y luego interrumpieron el servicio, hasta que las brigadas antiexplosivos descartaron el peligro, informó esta noche la empresa concesionaria.

Pasadas las 19 hubo una amenaza de bomba en la estación Morón, por lo que el servicio quedó limitado entre la cabecera de Moreno y Castelar, en el oeste del Gran Buenos Aires.

Poco después, un segundo llamado alertó sobre otro artefacto explosivo en la estación de Merlo, lo que llevó a interrumpir totalmente la circulación de las formaciones, dijo a la agencia Télam una fuente de Trenes Argentinos.

Descartada la amenaza en Morón, indicó el vocero, los trenes volvieron a circular entre la cabecera porteña de Once hasta Castelar, mientras las brigadas antiexplosivos revisaban los andenes en Merlo.

“Se revisaron las dos estaciones, se cumplió con el protocolo y se verificó que era una falsa alarma, por lo que se retomó el servicio, aunque hasta que se reacomode todo habrá demoras y cancelaciones”, explicó la fuente de la empresa concesionaria de la línea Sarmiento.






Comentarios