El docente Rubén Ulloa está llevando adelante el trámite de su jubilación y la semana pasado intentaron estafarlo. Dos días después de hablar con su abogada, recibió un llamado a su celular en el que le informaban supuestamente desde el Instituto de Previsión Social de la provincia de Buenos Aires que tenía plata para cobrar y cómo había hablado dos días antes con la letrada, le pareció razonable.

“Me pidieron que vaya al cajero con el teléfono de forma inmediata y que digitara una clave, y eso fue lo que no me gustó. Cómo estaban mis hijos en mi casa abrieron la computadora y chequearon que en la cuenta no había dinero de más y de menos. Vuelven a llamar, atendió mi esposa y no contestaron. Me mandaron un WhatsApp con el lago del Banco Central”, relató Ulloa en diálogo con Radio Azul.

Luego de lo que pasó, el hombre llamó al estudio de la abogada “y me dijo que no me había llamado porque por la cuarentena mi código no había ingresado al sistema. Ahí me di cuenta que quisieron hackearme la cuenta”.

Los estafadores intentaron engañarlo primero por teléfono, y luego por WhatsApp. Tras hacer la denuncia, Ulloa se enteró que hay varios vecinos afectados por estafas similares en la ciudad.