Diego Topa es uno de los animadores infantiles más queridos por el público argentino. Este domingo, el conductor que es popular entre los chicos estuvo de invitado en “Almorzando con Mirtha Legrand”, y reveló un trastorno que lo acompaña desde su niñez.

//Mirá también: Nicole Neumann recordó la noche que persiguió un ovni: “No podía dormir de la emoción”

Acompañado de Karina Mazzocco, Agustín “Cachete” Sierra y Nicole Neumann, el actor se sentó en la mesa con la conductora Juana Viale, donde salió el tema de “las fobias”. Rápidamente, confesó que le tenía un enorme miedo a los pájaros y que lo sufre desde hace ya varios años.

Colombofobia se llama. Es fobia a todas las aves: gallinas, palomas”, anunció primero, y luego comenzó con los detalles. “No responde mi cuerpo. De verdad, les tengo mucho miedo”, explicó.

Sin embargo, Topa confesó que gracias a Mitai, su hija de un año, su temor a los animales voladores se ha reducido. Según contó, la pequeña es fanática de las aves y siempre que aparece alguna se roban su atención. “Los corre por todos lados, ama a los pajaritos”, contó el animador infantil.

Diego Topa junto a su pequeña Mitai.

Interesada por la particular fobia, Mazzocco preguntó por su origen y el conductor les contó a todos los presentes la aterradora anécdota.

Yo estaba con la bolsita de las galletitas, que eran para mí y no para una avestruz. Pero me corrió y me las sacó. Vos no sabés lo que es que te corra una avestruz. Fue muy feo, de verdad es muy fuerte”, relató.

Ante la sorpresa de sus compañeros de mesa, agregó otro recuerdo de su infancia: “Me gustaban los pollitos y todo eso. En el barrio se vendían pollitos de colores, a lo mejor se me murió alguno y eso me puso mal y ahí surgió, no sé”.

Luego, confesó haber intentado superar su fobia durante unas vacaciones en Brasil. “Tengo un amigo que es psicólogo y me dijo vamos a hacer terapia”, comenzó diciendo el animador.

Estaba lleno de palomas por todos lados. No iba a la playa. Acá las palomas tienen miedito, pero en Río te comen todo. Pasaban volando de un lado para el otro y me decía ‘mirá que si se entera una paloma que es importante para alguien y le cuenta a todas, nos atacan a todos’”, contó.

Por último, recordó otro momento, esta vez en la televisión, en el que su miedo le jugó una mala pasada. “En Zapping Zone me habían puesto una paloma en la apertura del programa, para que la sacara de la galera y nadie sabía”, relató Topa. “Me lo cambiaron, al final saqué un pañuelo”, remató.