El ministro de Educación, Nicolás Trotta, volvió a hablar con la prensa después de algunos días en silencio. Desde que el presidente anunció el cierre de las escuelas en el AMBA, Trotta —que horas antes había asegurado que eso no pasaría— no volvió a dar declaraciones.

//Mirá también: Nicolás Trotta explicó por qué continúa en su cargo tras la suspensión de clases presenciales

Ahora, consultado por los rumores de que le había presentado su renuncia a Alberto Fernández, el titular de Educación contó que en realidad no lo hizo. “Fue un momento de zozobra”, se limitó a decir sobre el episodio.

Hace diez días, Trotta brindó una entrevista en la que aseguró que la presencialidad en las escuelas estaba garantizada. Pocas horas después, el 14 de abril, Fernández anunciaba nuevas medidas en el AMBA, que incluían la suspensión de las clases presenciales por dos semanas.

Había diferentes miradas que se venían planteando en el marco de las distintas reuniones. El Presidente escuchó la posición que tenía el Ministerio de Educación y la que tenía Carla Vizzotti (de Salud) y saldó el debate con su decisión”, explicó Trotta.

“Yo no presenté mi renuncia, fue un momento de zozobra, pero tengo que reconocer algo muy valioso: el Presidente se hace responsable de la carga que implica gobernar”, agregó. Y es que después de las repercusiones de sus dichos cruzados, Fernández aclaró que tomó la decisión él solo, y liberó a Trotta de culpa y cargo.

Para el ministro, la decisión del Presidente se tomó “no por lo que ocurre dentro de la escuela, sino por la movilización, que es la preocupación del Presidente y marcan las referencias del campo epidemiológico”.

En ese sentido, Trotta aseguró que Alberto “se hace cargo de una medida que sabemos que es controversial, pero que se hace en una región (el AMBA) que es el foco donde se multiplica el covid para toda la argentina”.

//Mirá también: Coronavirus en Argentina: reportaron 537 muertes en las últimas 24 horas

Para nosotros es importantísima la presencialidad en el marco de la pandemia, que es algo que queremos reafirmar en todo momento y el presidente adoptó una decisión que se vio reflejado en tres aspectos centrales: nocturnidad, presencialidad y uso del transporte público solo para esenciales”, agregó.

“Si vemos una semana después se confirma una realidad de enorme complejidad en el Área Metropolitana (...). La situación de estrés sanitario le da la razón al presidente”, cerró sobre el tema.

¿Una semana más?

La suspensión de clases impuesta por el último DNU presidencial, establecía un plazo del 19 al 30 de abril, pero —con un jueves con 537 muertos y más de 27.000 casos nuevos— ¿qué pasará después?

Trotta indicó que la prórroga o no de las restricciones dependerá de la respuesta epidemiológica a las medidas, pero que se trabaja “por un objetivo de presencialidad”. Aunque alertó: “Vemos un horizonte de mucha complejidad”.

El jueves, Trotta se reunió con las cámaras de colegios privados de la Provincia y Ciudad de Buenos Aires, entre las que reina la grieta por la presencialidad, que se mantuvo en CABA por orden de la Justicia local, en contramano de lo que dispuso el presidente.

Chispas con la Ciudad

Un jefe de gobierno no es solo ABL, sino gobernar y tomar decisiones antipáticas. El presidente toma esta decisión porque todo se puede ir al demonio y es una situación de enorme complejidad”, opinó Trotta sobre el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

//Mirá también: El argumento legal de la Ciudad para no acatar el fallo de la Justicia federal sobre las clases presenciales

“Es una enorme irresponsabilidad el proceso de judicialización del DNU y la interpretación de los fallos: un fallo de la Justicia local lo respeta y el federal no”, sumó.