Un importante número de padres, alumnos y docentes se reunieron este viernes frente al Palacio Pizzurno a fin de manifestar su desacuerdo con el cierre de las escuelas y el regreso a la virtualidad.

“No se pueden tomar decisiones tan graves y al voleo, responsabilizando a las escuelas como culpables por el ascenso de la curva de contagios “, dijo a Clarín Sofía Geyer, profesora de Psicología Social. Lo acompaña su hijo, el pequeño Benjamín, de 3 años, con un cartel en la espalda que dice: “Quiero ir al jardín”.

“Que la educación sea un servicio esencial” es el pedido que los convocados llevan por bandera. Las cacerolas y los bocinazos no faltaron en la manifestación, tampoco lo cánticos, entre los que se destaca uno en particular: “Nico Trotta, Nico Trotta, no te lo decimos más, los chicos no son rehenes del apriete sindical”.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, había defendido hasta último momento la presencialidad en las escuelas, incluso el mismo día en que el primer mandatario anunció el cierre de las escuelas, en principio por 15 días.

“No puede ser que el ministro Trotta reconozca que las escuelas tienen un indicio de contagio menor al 1%, confirme que las escuelas seguirían y horas después el Presidente nos hace un corte de mangas a todos. Por eso hoy vinimos distintos grupos etarios a visibilizar la desesperación de un Gobierno que da manotazos de ahogado”, dijo Santino Guiñez (17), de Lanús Oeste, que va al colegio Pedro Giacchino.

Padres, alumnos y docentes frente al Palacio Pizzurno. (Foto: Clarín)

También Nicolás Laurito (18), de Lomas de Zamora, quien egresó el año pasado se hizo presente en el reclamo. “La escuela donde fui yo, el Instituto San José, no es un lugar donde sólo aprendés matemáticas o lengua. Allí cuidan al alumno, lo contienen y lo forman en principios y valores, porque ese alumno es el que transformar al país el día de mañana. ¿Qué pretenden con este engaño?”, subrayó.

La agrupación de Padres Autoconvocados, organizadores de la manifestación, asegura que los presentes sumaron un total cercano a las mil personas. A la vez, destacaron el apoyo de los automovilistas que circulaban por Paraguay y Rodriguez Peña.

“Marchamos, adherimos y convocamos a defender las escuelas y la educación de niños y jóvenes. Ante medidas sorpresivas que van en contra de evidencia y de las declaraciones de los ministros de Educación y Salud”, expresó la agrupación a través de las redes sociales.

El actor Luis Brandoni también participó en la convocatoria “a favor de la escuela pública, de la escuela, de todas las escuelas”, señaló. Y agregó: “Ojalá lo pueda resolver y que la gente pueda volver a estudiar y los chicos a la escuela, como tiene que ser”.

La agrupación Estudiantes Organizados también fue de la partida. “Esta marcha es una clara representación del sentimiento juvenil-estudiantil de lo que podemos decir frente a la amenaza del DNU del Presidente. Por eso le queremos decir a Alberto Fernández que, a menos de un mes de haber comenzado las clases en muchos distritos, no estamos dispuestos a que nos arrebaten el derecho a estudiar. Y mucho menos con la excusa de las dos semanas porque sabemos qué sucedió en 2020”, señaló Valentino Díaz Fontau (19), integrante del grupo referido.

“Hoy docentes, padres, alumnos, doctores y medios sabemos que la clave es estar juntos, y por suerte aquellos que valen la pena nos están acompañando, nos están defendiendo”, dijo. Por otro lado, se refirió a los gremios docentes: “Han demostrado representar muchas cosas, pero educación no es una de ellas. Han retenido a los estudiantes como moneda de cambio y durante todo el 2020”.

La docente Soledad Palacios (30) manifestó: “Lamentablemente no se van a abrir las escuelas en mayo, ¿por qué habría de creer en un Gobierno que miente, que no cumple y se vive deduciendo?”. A la vez que subrayó: “No es momento para bravuconadas, es un momento de mucho dolor para miles de chicos, padres y docentes en todo el país, que vemos que, otra vez, se cierran las escuelas. El presidente no debería perder la calma tan fácilmente, no es bueno para el país su comportamiento en momentos tan difíciles”.