Emmanuel Macron, presidente de Francia, se mostró muy enojado al notar una postura egoísta por parte de los Estados Unidos e invitó a que “levante la prohibición de exportación” de vacunas de coronavirus y componentes que, sin ellos impiden la producción en otras regiones.

//Mirá también: Vladimir Putin apoya el pedido de Biden para liberar patentes de vacunas contra el coronavirus

En este sentido, el mandamás francés reconoció que la Unión Europea (UE) ha tenido una predisposición “más generosa”, debido a que llevó a cabo una campaña de exportación y donación de vacunas

Por otro lado, solicitó que se hagan cargo de esto antes que ponerse a discutir si realmente hay que suspender las patentes de los inmunizantes para facilitar la producción y distribución.

“Emplazo muy claramente a Estados Unidos a poner fin a las prohibiciones a las exportaciones de vacunas y componentes porque impide la producción (en otras regiones)”, dijo el presidente de Francia en una conferencia de prensa en Oporto, Portugal, en el marco de una reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de Europa.

La administración estadounidense se mostró a favor de la liberación de las patentes.AP

Macron aseguró que hay laboratorios europeos que no son capaces de producir “porque los componentes están bloqueados en Estados Unidos”.

“Hemos sido más lentos que otros (en sus campañas de vacunación) porque fuimos enseguida abiertos, esa es la realidad. De los 400 millones de vacunas producidas en Europa desde el inicio de la crisis hemos exportado 200 millones”, comentó el mandamás francés.

//Mirá también: Coronavirus: el papa Francisco avala la liberación de patentes de las vacunas

Luego, explicó que durante ese tiempo, Estados Unidos exportó tan solo un 5% de su producción con el objetivo de suministrar “algunas dosis” a países vecinos como Canadá y México. No fue así con regiones más vulnerables. “Debemos trabajar para que la vacuna sea un bien público mundial”, insistió.

La suspensión de las patentes de las vacunas contra el coronavirus

Una vez que la administración estadounidense se mostró a favor de la suspensión de la protección intelectual de las vacunas, el debate se instaló. Hasta este momento, la UE se había mostrado más reservada de hablar de estos temas, pero el anuncio norteamericano obligó a que sea tratado en el territorio luso.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, había admitido días atrás “no ser en absoluto amiga” de esta iniciativa. Sin embargo, ahora se comprometió “a iniciar la discusión”.

Con información de DPA.