En el Gobierno ya evalúan acciones con vistas a Semana Santa y se estima que permitirán la circulación de las personas para reactivar la economía, a pesar de las complicaciones sanitarias que pueden generar las aglomeraciones ante la inminente segunda ola de contagios de coronavirus.

Desde el Gobierno afirman que reforzarán los controles sanitarios para evitar desbordes en los centros turísticos. No obstante, no prohibirán la circulación de personas entre provincias para fomentar la actividad turística y comercial.

El Gobierno apuesta al turismo para Semana Santa pero reforzará los controles. (Foto: Esteban Collazo)ESTEBAN COLLAZO

Por tal motivo, el Gobierno se concentra hasta el momento en las fronteras y en desalentar los vuelos desde y hacia el exterior. En ese sentido, la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, ultima los detalles de las nuevas restricciones, que incluye hacerse el test PCR por su cuenta a su regreso y una cuarentena de 14 días.

La Semana Santa se celebrará desde el sábado 27 de marzo hasta el lunes 5 de abril y en el Gobierno son conscientes de que habrá una importante movilización de personas hacia la Costa Atlántica, el sur y norte del país.

El dato alentador del que se jacta el Ministerio de Turismo es que durante la temporada de verano hubo un movimiento económico de $200 millones sin haber tenido fuertes rebrotes.

Asimismo, la decisión del Gobierno es sostener la leve recuperación económica en abril y por eso mantendrá la libre circulación en el país pese al incremento de casos de coronavirus. Sin embargo, se les solicitará a las provincias que durante el fin de semana largo controlen el cumplimiento de la cuarentena.

En la reunión que el lunes mantuvieron Eduardo Wado de Pedro (Interio); Mario Meoni (Transporte) y Sabina Frederic (Seguridad) con los gobernadores de provincias con pasos fronterizos, se decidió aumentar los controles en los límites con otros países, especialmente en la situación epidemiológica de Bolivia, Paraguay y Brasil.