El argentino Brian Castaño, campeón superwelter OMB, enfrentó en pelea unificatoria al estadounidense Jermell Charlo, monarca AMB, CMB y FIB de la categoría, en una pelea que lo podía consagrar como el primer pugilista latinoamericano en ostentar las cuatro coronas en la misma división. Sim embargo, tras un polémico fallo, se decretó el empate luego de que las tarjetas arrojaran 114-113 para el Boxi, 117-111 para Iron Man y 114-114.

//Mirá también: Brian Castaño - Jermell Charlo: todo lo que hay que saber sobre la pelea

Luego de un primer asalto de puro estudio Charlo sacó mejor provecho en un intercambio en el segundo, donde parecía que podía rematar a su rival, a quien le quitó un poco de confianza. En el tercero, el argentino estuvo a punto de doblarle las piernas a Charlo con un gancho de zurda en un intercambio, pero la campana llegó en su auxilio.

Tras ese tercer asalto el argentino salió en el cuarto con más confianza e hizo el capítulo más parejo. Hasta la mitad de la pelea, el argentino parecía tener cierta ventaja sobre el campeón estadounidense. El noveno fue un capítulo bastante parejo en el que el argentino continuó sacando su casta de campeón.

Empero, en el décimo el estadounidense mostró porque es el campeón de tres títulos y puso en mal estado al suramericano con varios golpes de zurda y derecha. El undécimo y el duodécimo fueron una copia del décimo en el que el local sacó la ventaja que necesitaba para emparejar las acciones.

Castaño salió a buscar la victoria en el último asalto, donde logró conectar la zona hepática en varias ocasiones, pero el norteamericano mostró lo suyo. Castaño tuvo un desempeño notable y para muchos mereció el triunfo y no un empate.

La velada se llevó a cabo en el AT&T Center de San Antonio, Texas, donde a primera hora el urugayo Amílcar Vidal venció a Immanuwel Aleem y posteriormente, en el combate coestelar, el cubano-estadounidense Rolando Romero derrotó por nocaut en el séptimo al sueco Anthony Yigit y retuvo su título mundial interino en los ligeros de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

La pelea empezó en el pesaje

Si bien ambos dieron bien en el peso (69,513 kg, Castaño; 69,399 kg, Charlo), como suele suceder cada vez que los pugilistas de una pelea esperada se cruzan en la balanza, el clima se calentó. En esta ocasión, el episodio estuvo protagonizado por los integrantes de ambos equipos, quienes se gritaron, insultaron y terminaron a los empujones.

Fueron los asistentes de Castaño quienes iniciaron el duelo verbal con los típicos cantos de las hinchadas de fútbol de nuestro país. Cuando el pesaje finalizó, ya se podrían observar algunas corridas en las que estuvieron involucrados un hermano de Charlo y amigos del argentino. Todo quedó en esos minutos de tensión y finalmente los deportistas se tomaron la típica foto frente a frente y se retiraron del lugar.

Toda mi gente estaba alentado. Sé que también se transmitió para Argentina y eso me pone feliz. Siento el apoyo de la gente a la distancia y acá, con mi equipo bancándome a fondo, bancando los trapos porque en un momento se pudrió todo”, comentó entre risas Castaño.

“Me estaba poniendo la remera y de pronto se estaban zamarreando allá. Pero bueno, es parte del show”, señaló, conciente de lo común que son este tipo de situaciones durante el procedimiento del pesaje.

La previa de la pelea

Castaño atravesó un duro momento, luego de que la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) decidiera quitarle el cinturón, que ostentó entre noviembre del 2016 y junio del 2019, mediante una polémica decisión.

Al volver al cuadrilátero, recuperó una corona mundial frente al brasileño Patrick Teixeira. Tras la victoria, por decisión unánime frente al sudamericano, se erigió como el mejor del peso superwelter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Ahora, sube la apuesta e intentará unificar todos los cinturones de la categoría ante Charlo.

//Mirá también: Los Pumas se miden ante Gales en el cierre de la gira por Europa

Por su parte, el llamado “Iron Man” es profesional de boxeo desde finales de 2007 y tiene un hermano gemelo llamado Jermall, también boxeador y actual campeón mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Charlo está apadrinado por Floyd Mayweather Jr. y es es uno de los principales referentes del boxeo hoy en Estados Unidos. Ganó 18 de sus 34 combates por la vía rápida y sólo perdió en 2018, en su primer combate ante Tony Harrison, en el que estaba en juego el título superwelter del Consejo.

Brian Castaño (Archivo)

Una posibilidad histórica

Esta pelea era la más importante en muchos años porque Castaño podía lograr las cuatro coronas, algo que todavía no consiguió Canelo Alvarez, el boxeador top del momento, y también por la jerarquía de su rival.

Castaño se alzó con el título interino superwelter en noviembre de 2016 al noquear en seis rounds al puertorriqueño Emanuel De Jesús en González Catán y la defendió en Francia ante los locales Michel Soro y Cedric Vitu, y ya como campeón regular igualó en Nueva York con el cubano Erislandy Lara.

Renunció a la corona en 2019 y la recuperó el 13 de febrero de este año superando claramente por puntos al brasileño Patrick Teixeira, en el Fantasy Springs Resort Casino de Indio, estado de California.

Castaño se preparó largamente para esta pelea y comenzó una concentración en Los Ángeles a fines de abril, dos días después de su casamiento.

El pugilista nacido en Isidro Casanova hace 31 años, simpatizante de Almirante Brown, con 189 peleas de amateur (solo 5 derrotas y 5 empates) y un record profesional de 17 victorias (12 ko) en otras tantas peleas, llegaba a este combate en magníficas condiciones físicas y mentales.