Con el aislamiento preventivo por el coronavirus, muchas personas tuvieron que adaptar su emprendimiento a "la nueva normalidad".


La pandemia del coronavirus llegó para cambiar la vida de todo el mundo: alteró las rutinas, la educación y hasta la economía a nivel mundial. El impacto de este virus, entre muchas cosas, hizo que se nos replanteemos las formas de trabajo y los emprendedores son un buen ejemplo para entender la “adaptación” a los tiempos que corren.

Con la llegada del aislamiento y las restricciones de circulación, muchos negocios quedaron en jaque pero gracias a la creatividad, la pasión y la adaptación a los cambios muchos lograron reinventarse para seguir generando ingresos y sobrellevar la situación a lo largo y ancho del país.

Algunos tuvieron que adaptar sus trabajos a los diferentes protocolos de higiene pero otros tuvieron que transformar por completo lo que hacían o arriesgarse a emprender en un mundo nuevo.

Delicias L&A, emprendimiento de Luis y Andrea.

Andres y Luis, ella presta servicios relacionados a la estética vehicular y él se dedica a la música. Por el coronavirus tuvieron que incursionar en el mundo de la gastronomía: lo tenían en mente pero el COVID-19 hizo que los tiempo se aceleraran y sea solo con delivery, contaron a Vía Caleta Olivia.

Caso parecido es el de Natalia, que contó su reconversión a Vía Carlos Paz. Después de 22 años sobre los escenarios, con mas dudas que certezas la cantante dio un giro en su vida para “subsistir”: junto a su marido, comenzaron a fabricar sorrentinos que se volvieron tan famosos en Valle de Punilla como ella en la música.

Milma, emprendimiento catamarqueño que logró adaptarse y salir adelante en tiempos de pandemia.

Si bien en Catamarca no se han registrado casos de coronavirus hasta el momento, en la provincia se tomaron las medidas de prevención al igual que en el resto de país. Tania se dedica al hilado y bordado vendiendo sus productos en ferias, por lo que la cuarentena frenó su negocio. “Tuvimos la visión de crear por culpa de la cuarentena“, remarcó a Vía Catamarca, ya que encontraron como aliada a la tecnología para seguir trabajando en este contexto y expandirse.

En el Sur, Federico y Darío, del mundo de la estética y rehabilitación uno y del petroleo el otro, se unieron para sobrepasar la situación: crearon túneles sanitizantes. “El primero fue muy casero pero con todo el esfuerzo y lo donamos al hospital regional. Luego apareció Darío con la propuesta de mejoralo y hoy tenemos algo mucho mas desarrollado”, detallaron a Vía Comodoro Rivadavia.

La incertidumbre también llegó a Córdoba. Julieta, que se dedica al mundo del arte escénico, y Gastón, que es docente, runner y emprendedor, coincidieron en que se vive mucha incertidumbre pero que lo digital da herramientas para seguir adelante. Ambos contaron su historia en Vía Córdoba, leela acá

Pelotero – elementos de limpieza

Las reuniones y fiestas, se pararon por completo y recién después de 60 días de cuarentena se empezaron a habilitar reuniones de hasta 10 personas, pero los festejos quedan postergados. En el caso de Laura, contó a Vía Esquel, no se quedó con los brazos cruzados y transformó su salón en un local de venta de productos de limpieza con todas las medidas sanitarias.

En Entre Ríos, muchas familias se dedican a la pesca y la pandemia frenó toda la actividad. Pero la familia Del Valle se animó y se reinventaron: comenzaron a hacer hamburguesas de vegetales y tortas de nuez, aunque fue un camino de prueba y error. “Empezamos con muchos errores que fuimos corrigiendo con el paso del tiempo, hoy tenemos muchos clientes que semanalmente nos compran”, detallaron a Vía Gualeguaychú.

Fernando que fusionó su amor por la música y la necesidad de un ambiente cómodo para disfrutarla, y abrió su propio bar que con el correr del tiempo fue dándole forma. Con la pandemia, tuvo que reinventarse para poder seguir teniendo ingresos: empezó a abrir al mediodía y esto fue acompañado por sus fieles clientes, detalló a Vía Jujuy.

Si viajamos a Tilcara, podemos conocer la historia del Club Gastronómico, que surgió de la unión de comerciantes quebradeños para fomentar la actividad de los restaurantes y darle beneficios a sus clientes. Emiliano habló con Vía Jujuy y dio detalles de esta iniciativa. 

Mariela Avico emprendedora mendocina. hace tapabocas con su familia.

Vía Mendoza dialogó con Mariela que es maestra mayor de obras, pero dias antes de que llegara el virus empezó con su emprendimiento: coser, tejer y crear diferentes cosas con tela. Pero lejos de bajar los brazos, siguió apostando por su pasión: “La cuarentena me ayudó porque tuve más tiempo para poder hacer más cosas”.

Realiza productos de higiene personal 100% naturales, biodegradables, sin crueldad animal, y los distribuye en la provincia

El caso de Florencia de Misiones, es el de muchos, lograron sobrellevar las primeras semanas con ahorros pero luego tuvieron que innovar para poder seguir subsistiendo. La vecina de El Soberbio el contó su historia a Vía Oberáleela acá.

En Rafaela, el grupo conocido como Oveja Negra que está integrado por 40 mujeres que estaban desempleadas confeccionaban ropa de cama y de trabajo pero con la llegada de la pandemia tuvieron que modificar su producción: crean elementos de protección contra el COVID-19. Vía Rafaela te cuenta mas sobre ellas en esta nota.

Walter Luque vende pan casero en la esquina de Mariano Moreno y Carlos Pontin en Arroyito

Walter, que todas los días vende pan casero por las calles de Arroyito, vio peligrar su fuente de trabajo pero gracias a su perseverancia y tomando las medidas de seguridad e higiene, hoy está trabajando con su barbijo puesto para el placer de los vecinos. Lee su nota acá.

Rio gallegos emprendedores

Vía Río Gallegos dialogó con Fernando que pasó de ser vendedor de planes de automóviles y profesor de inglés a domicilio a dedicarse al delivery en la capital santacruceña. Si bien desea que todo se normalice y poder volver a sus actividades señaló: “Este trabajo fue una solución. Incluso tal vez lo mantenga como opción o segundo ingreso”.

Camila y Felipe, los creadores de Salem delivery de tragos de autor (Vía Rosario)

Camila y Felipe, en medio de la pandemia se quedaron sin trabajo pero no se quedaron quietos: a base de ingenio y aprovechando sus conocimientos de coctelería crearon una delivery de cocktails de autor. La pareja detalló a Vía Rosario que los inspiró y como llevan el aislamiento, en esta nota.

Con el objetivo de ser su propio jefe, Jonatan incursionó en el mundo textil. Logró crecer y tener su propio local pero la pandemia y la suspensión de los boliches o salidas nocturnas lo complicaron. “Nos tuvimos que reinventar con, por ejemplo, el tema del delivery“, comentó a Vía San Francisco.

Chef sanjuanino Mauricio Terezco

En San Juan, Mauricio se vio obligado a cerrar su restaurante ya que no pudo afrontar los costos pese a los envíos a domicilio, pero no se alejó de la cocina, sino que “se la acerco” ya que comenzó a preparar platos en su casa. El cocinero señaló a Vía San Juan que el espíritu emprendedor es innato en los de su rubro.

Dos estudiantes de diseño de San Luis comenzaron su emprendimiento de buzos que trascendió a la provincia de Mendoza, pero el coronavirus hizo que incursionaran en la confección del tapabocas. En diálogo con Vía San Luis contaron como viven este complicado momento.

Emanuel Ponce alquiler de bicicletas en San Rafael

Siguiendo en la región cuyana, Emanuel contó a Vía San Rafael como pasó de alquilar bicicletas a vender pastas caseras. “Con el comienzo del aislamiento tuvimos que cerrar, devolver el dinero de las reservas y ahora nos la rebuscamos y esperamos a que todo pase”, comentó y agregó que junto a su pareja subsisten de la venta de alimentos por las redes sociales.

Sergio, un artesano de Las Termas, comentó a Vía Santiago del Estero que “al principio fue muy complicado porque como a todos nos generó mucha incertidumbre ante algo tan desconocido”, pero siguió trabajando en sus creaciones, sobre todo en madera y su esposa lo ayuda con la venta en redes sociales.

El cambio de rubro, también fue la opción de Julián: de tener una mueblería pasó a fabricar máscaras protectoras. “Surgió por la necesidad de generar ingresos que me permitan solventar esta situación, sobre todo para no generarme deudas que más adelante me dificulten las cosas”, detalló a Vía Tres Arroyos.

Jorgelina y ani

Por el contrario Jorgelina, re adapto su profesión de decorar tortas para hacerlas de manera virtual. “Fue bastante complicado al principio no solo porque tuve que aprender yo, a usar la tecnología sino también a enseñarle a muchos de mis alumnos”, comentó y agregó que la venta de insumos se transformó en su mayor ingreso.

Incorporar la tecnología, aprovechar las vías de comunicación y la implementación del delivery son los puntos que destaca Mirian, una emprendedora tucumana que crea a crochet muñecos para niños.  Y también, destacó comunicación con Vía Tucumán, que otra de las claves fue el apoyo de los clientes, que pesa la situación siguieron apoyando su trabajo.




Comentarios