Uno de ellos estaba ligado al negocio de la estética y el otro es titular de una empresa de servicios petroleros. Se reconvirtieron en el marco de la pandemia.


¿Qué hacer cuando las tareas habituales no se pueden llevar adelante? ¿Cómo generar ingresos? El emprendedor no se quea quieto y este es un ejemplo de ello, busncado salidas para sobrevivir en este contexto.

Federico Paolo

Federico Paolo posee su centro de estética y rehabilitación, que durante las primeras fases de la cuarentena no pudo abrir. En la industria petrolera, el panorama es complejo por la pandemia y el precio del crudo, lo que hizo bajar la actividad. Darío Fernandez, titular de una empresa de servicos, tuvo que buscar otra alternativa. La situación los unió a ambos.

Darío fFernández.

“Los tuneels sanitizantes fueron una opción. El primero fue muy casero pero con todo el esfuerzo y lo donamos al hospital regional. Luego apareció Darío con la propuesta de mejoralo y hoy tenemos algo mucho mas desarrollado”, indicó Darío.

“En lo personal me pareció muy inetreresante. Nosotros estabamos parados por el petróleo. Asi que hablé con Martín Dominguez, otro amigo, que se sumó y ahora con el parate petrolero estamos con esto. La idea es proporcionar algo mas que le ponga una barrera al virus”, señaló Fernández.

La reconversión en tiempo de crisis.

 Hoy lograron poner en marcha el emprendimiento de manera conjunta y poder asi reconvertir sus actividades, con el conocimiento y el esfuerzo que de a poco comienza dar sus frutos. 

El taller donde se construyen los túneles.




Comentarios