Es el cierre de una etapa llena de festejos, eventos y aprendizajes, que este años se vió limitado por el coronavirus.


El último año del colegio secundario tiene un sabor especial para los alumnos. Es el cierre de una etapa que uno espera con ansias y alegría, planifica festejos y reuniones a lo largo de todo el años; pero este 2020 los egresados lo viven en cuarentena, con clases virtuales y mucha incertidumbre. 

Vía País dialogó con estudiantes de varios establecimientos educativos para saber cómo están. Nos cuentan en primera persona como viven estos días en cuarentena, sin poder estar en las aulas con sus compañeros y con la ilusión de que todo termine pronto para presentar sus buzos, viajar y sumar anécdotas en el colegio.

Por videollamadas o en grupos de Whatsapp, así se mantienen en contacto como curso los alumnos que este año terminan el colegio. “La confianza y la ayuda y sigue igual aunque no nos vemos”, resaltó Matías a Vía Tucumán. Y al igual que Sofía, se muestra optimista y espera terminar el 2020 en el aula junto a sus amigos.

Milagros junto a sus compañeros de sexto año antes de la pandemia.

La presentación de buzos, fiestas o los viajes de egresados se vieron afectado. Todo quedó en pausa para cuando la situación se “normalice”: “Teníamos muchísimas expectativas, muchas cosas pensadas, el tema del viaje, la cena”, detalló Milagros y remarcó que hay mucha incertidumbre pero que siguen con la ilusión de que todo se concrete.

Situación similar viven los estudiantes de Tres Arroyos, que lo único que pudieron festejar fue el “último primer día”, ya que la suspensión de clases fue a poco del inicio del ciclo escolar. “Tenía muchas expectativas para este año, es mi último año de colegio y con mis compañeros teníamos programados muchos eventos, salidas y proyectos que finalmente no los vamos a poder realizar”, comentó Camila a Vía Tres Arroyos.

Delfina también comentó que si bien siguen de manera virtual con el estudio, “la cuarentena nos afectó emocionalmente […] Seguimos esperando, extrañando mucho, queremos disfrutar nuestro último año juntos”. Por su parte Lucas, resaltó los beneficios de vivir en una ciudad pequeña y transmitió el mensaje que une a todos los estudiantes: “Queremos volver a la escuela, volver a sentir esa sensación de estar todos juntos”.

Si bajamos en el mapa, llegamos a La Pampa,  dónde Sofía comentó a Vía Santa Rosa que el inicio de la cuarentena lo tomaron como “14 días de vacaciones” pero a medida que se iba extendiendo comenzó a sentirse mal por no poder estar con sus amigos y el contacto como curso se reducía a consultas por la tarea.

A Paulina y Candela, gemelas de la capital pampeana, no solo les preocupa su preparación para el mundo universitario sino también “la bajada”, que es la fiesta de egresos que da el cierre a esta etapa. Esta misma incertidumbre surge cuando hablan del viaje de egresados: “Dicen que se hace, pero no saben cuando”, comentan.

El panorama no es muy diferente en la región cuyana: “Veníamos con expectativas tan altas, que cuando cortaron las clases fue como un baldazo de agua fría porque para este año teníamos muchos proyectos“, comentó Agostina Vía Mendoza.

Meses pensando los diseños de los buzos o uniformes, eligiendo un nombre para diferenciarse del resto de las cursos, eso es lo que más entristece a los alumnos pero que no desisten a hacer las presentaciones como es la tradición en cada ciudad: “Será seguramente en algún salón o parque, pero la vamos a hacer”, remarcó Lautaro.

Las clases virtuales y el anhelo de volver al aula es algo que al menos al curso de Luciana los divide. Algunos quieren volver al menos los últimos meses para vivir el último año en el colegio y otro quieren terminarlo de manera virtual, pero en lo que todos coinciden, según comentó a Vía Posadases en que se realice el viaje de egresados después de septiembre.

Algunos transitan quinto y otros sexto años, pero todos coinciden en que este 2020 está siendo “raro” y de nuevos desafíos como son las clases virtuales: “El aula virtual nos constó un montón aprenderlo porque ni los profes ni nosotros sabíamos como usarlo”, comentó Consuelo a Vía Córdoba.

Vengo bien con la modalidad virtual pero ya estoy cansado“, señaló Fransisco que al igual que las alumnas consultadas por Vía sienten que “no están aprendiendo nada”. Y otro de los afectados por esta incertidumbre del regreso a clase, el viaje o la fiesta, son los padres que también viven este momento de estrés.

Si viajamos un poco más por Córdoba, llegamos a Carlos Paz: “Sexto año es un año muy místico“, comentó Micaela, que reconoce “se extraña el poder aprender del contacto humano” ya que el aprendizaje a través de las pantallas promueven el “individualismo”, otro reto para la generación que termina su ciclo lectivo atravesados por la pandemia.

Estoy muy ansioso porque hace mucho tiempo que no veo a mis compañeros físicamente”, comentó Nicolás a Vía Carlos Paz. Por su parte Giuliana coincidió con el resto de los estudiantes pero resaltó: “Somos muy conscientes de que no es lo peor que puede pasarnos, que esto es algo que afecta a todos, y que al final del día la salud es lo más importante”.

Con incertidumbre pero con la ilusión de que todo pronto vuelva a la “normalidad”, así se podría decir que los egresados 2020 transitan su último año que se vio, al menos por ahora, condicionado por el coronavirus.




Comentarios