La joven detallaba en un cuaderno sus comidas y remarcaba que su apariencia no le gustaba.


Con el objetivo de bajar de peso para la temporada de vacaciones, una joven de Inglaterra comenzó la “dieta del vinagre” pero este peligroso método terminó provocádole la muerte.

Lindsey Bone, de 20 años y estudiante de Criminología, recurrió a esta “dieta” extrema para llegar “en forma” a las vacaciones. Este peligroso método se basa en largos períodos de ayuno en los que se toma pastillas por la mañana, según detalla Radio Mitre.

Luego del fatal desenlazase, la madre de Lindsey fue contundente con su mensaje: “Ella era simplemente una persona maravillosa y fuerte. Quería ir a la universidad para honrar a su padre y hacer lo mejor que pudiera. Tenía tantos planes para el futuro y todo lo que quería hacer. Tengan cuidado“.

Ayunar y tomar “tabletas” de vinagre de manzana, ese fue el régimen que siguió la joven según detalló la forense de Brighton & Hove, Verónica Hamilton-Deeley.

Lindsey detalló en su diario la dieta que realizaba.

El peso era algo que preocupaba a Bone y Jamie, su pareja, remarcó que ella quería bajar de peso a toda costa por lo que no midió las consecuencias. El vinagre de manzana estuvo presente en su vida durante dos años.

Lindsey llevaba un riguroso control de todo lo que comía ya que lo anotaba muy prolijamente en un diario, en el que además mencionaba los aspectos físicos que a ella no le gustaban de si misma.

La dieta, en al que los ayunos son extremos, se resumía en comer solo dos días a la semana. Esta modalidad preocupa a los médicos ya que es una tendencia que crece entre las personas jóvenes.




Comentarios