Se trata de un reportero de 26 años que fue atacado mientras estaba con su madre.


El lapso de unas pocas horas bastó para que otro periodista fuera asesinado a tiros en México. Uno, reconocido y galardonado, experto en crimen organizado; el otro, un joven reportero que trabajaba en un semanario local. Ambas muertes agravan una tremenda problemática.

La sangrienta jornada del lunes empezó al mediodía, cuando Javier Valdez, corresponsal del diario La Jornada y fundador del semanario Riodoce, fue atacado por desconocidos que le dispararon mientras transitaba por una calle de su ciudad natal, Culiacán, capital del estado de Sinaloa, cuna del cartel que lleva el mismo nombre y del extraditado capo narco Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Las autoridades estatales no determinaron si su asesinato tuvo que ver con su profesión pero, según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), semanas atrás expresó estar preocupado por su seguridad.

Valdez se convirtió en el quinto periodista en ser asesinado en México en lo que va de 2017. Sin embargo, horas más tarde la cifra aumentó con la muerte de Jonathan Rodríguez Córdova, un reportero de 26 años que fue ultimado a balazos en compañía de su madre en el estado de Jalisco, en el oeste del país.

Tanto la fiscalía general como las procuradurías estatales han iniciado investigaciones para dar con los responsables en ambos casos.






Comentarios