La reconocida bailarina argentina brindará clases al Ballet Estable clásico- y al Ballet Contemporáneo de la provincia.


Atrás quedaron las largas giras y los escenarios. Actualmente, la gran bailarina argentina reconocida a nivel internacional, Eleonora Cassano se dedica a la docencia, a viajar y dar clases en distintos puntos del país. Fue así, que desde hace una semana llegó a Tucumán. Durante diez días está avocada a dar clases al Ballet Estable – clásico- y al Ballet Contemporáneo de la provincia.

Cassano suele ser convocada por parte de academias para enseñar a niñas, por lo que en este caso trabajar con profesionales de los ballets “se siente distinto”, cuenta, ya que “implica un trabajo muy intenso y gratificante”.

“Mis clases son especiales porque hablo un montón con los chicos, les cuento experiencias. El día que nos conocimos estaba maravillada cuando llegué al teatro; les dije que aprovechen y disfruten todo lo que les pasa”, destaca la bailarina.

Su rutina arranca temprano cada día, para dar clases al Ballet Estable en el Teatro San Martín. Allí, junto al cuerpo clásico, trabajan durante dos horas y media. Luego los bailarines se quedan ensayando con la coreógrafa Norma Quintana para la función de Romeo y Julieta, que se estrena este sábado.

Eleonora, por su parte, va al encuentro con el Ballet Contemporáneo. Es el turno de ellos de aprender de la maestra. “Los artistas necesitamos el apoyo del Estado, ser bailarín y poder vivir de eso es algo que no pasa en todos lados”, añade.

Bailarinas y los bailarines de ambos cuerpos se muestran entusiasmados, como así también sus directoras – Mercedes de Chazal del clásico y Patricia Sabbag del contemporáneo–. Cada mañana implica un nuevo desafío y están dispuestos a aprender y aprovechar de esta oportunidad.

“En cada clase me lleno de energías, y al terminar me da una emoción enorme porque me agradecen, me aplauden y en ese aplauso me brindan un cariño enorme… hasta me pongo colorada, porque me demuestran mucha admiración y eso me alimenta el espíritu”, cuenta Eleonora.

“Tucumán es un polo de cultura, aquí se le presta muchísima atención y es la única forma posible para que crezcan y salgan artistas completos. Si no hay apoyo cultural en cada provincia, no se crece como país y creo que aquí a eso se lo tiene muy claro”, cerró.





Comentarios