El pasado lunes 31 de mayo empezaron a regir en Tandil las restricciones de Fase 2 tras el anuncio del jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco. Es por eso que en la ciudad todos se adecuaron a las normas que estarán vigentes hasta el próximo 5 y 6 de junio.

//Mirá también: Advierten que los mayores contagios se dan entre las mujeres en Tandil

Comerciantes

Con atención desde la puerta, muchos de los comercios de la ciudad debieron reinventarse y adaptarse a la normativa actual. Con gran cantidad de circulación en la zona céntrica, se observaron largas filas de personas, a la espera de poder comprar lo que iban a buscar.

Así se preparan los negocios gastronómicos para el invierno y la Fase 2Diego Flores

Gastronómicos

Sin la posibilidad de atención en el interior de los restaurants, cafeterías y confiterías, los negocios dedicados a la venta de comida suman un nuevo problema a la crisis en la que se encuentran: el clima. Es que si bien en Fase 2 está permitido la comercialización de productos al aire libre, las bajas temperaturas de Tandil hacen que lo que en primera instancia parecía una ayuda, ahora es un problema.

//Mirá también: Comenzarán a aplicar dosis a menores de 60 años con comorbilidades en Tandil

“En la ciudad es difícil trabajar en espacios abiertos por las condiciones climáticas que hace que sea imposible que las personas coman o tomen un café a la intemperie, por lo que pedimos trabajar con poco aforo y dentro de los locales”, detalla Bruno Cerone, miembro de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Tandil.

Otro de los que se expresó al respecto fue Franco Cabrera, uno de los referentes del sector gastronómico y dueño del restaurante El Criollo, que contó cómo es vivir la crisis desde adentro: “Las nuevas medidas nos afectan de manera negativa. No llegamos ni al 15% de la facturación que teníamos en estos mismos meses en años anteriores a la pandemia”.

Gimnasios y natatorios

Así trabajan en Fase 2 los gimnasios en TandilDiego Flores

Si bien dentro de Fase 2 los natatorios, gimnasios y actividades deportivas colectivas e individuales en espacios cerrados están inhabilitadas, los titulares de estos centros deportivos se las ingeniaron y readaptaron su día a día para poder permanecer abiertos. Es por eso que algunos se trasladaron hacia espacios abiertos, con protocolos estrictos, como son plazas lugares repletos de naturaleza como es la zona del Lago del Fuerte.