Así como el gobernador Omar Perotti descartó la posibilidad de acentuar las restricciones por la pandemia de coronavirus en el corto plazo, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Jorge Lagna, afirmó este martes: “Ya no se puede encerrar a la gente, los controles van a ser otros”.

“Se viene muy fuerte, según parece, la segunda ola. Los municipales, la Policía y (personal de) salud van a tener un rol clave”, manifestó el funcionario. Aunque todavía no se decidió el plan de acción para afrontar ese escenario, adelantó que deberán “poner más énfasis en lugares cerrados” debido a la baja de las actividades al aire libre durante le otoño y el invierno.

Lagna elogió la decisión del Ejecutivo nacional a la hora de cerrar las fronteras y consideró que es “la mejor medida por más que genere incomodidades”. En lo que respecta a la situación de Santa Fe, confirmó que evaluarán el alcance de los controles interprovinciales “de acuerdo a los números de la pandemia en cada región”.

Por la mañana, Lagna se reunió con el intendente de la ciudad capital, Emilio Jatón. Luego brindó una conferencia de prensa en la que subrayó la necesidad de inmunizar a la Policía cuanto antes. “Estamos esperanzados en que se destrabe la llegada de vacunas”, comentó en la misma línea en la que se pronunció Perotti durante otra actividad en Rosario.