Luego de realizar diferentes operativos por fiestas clandestinas en todo el territorio provincial, el primer fin de semana con las nuevas restricciones sanitarias en Santa Fe concluyó con 210 personas aprehendidas. Así lo confirmó el ministro de Seguridad, Jorge Lagna, quien sostuvo este lunes que están “muy satisfechos” con el resultado del trabajo policial.

//Mirá también: Desactivaron al menos 10 fiestas clandestinas en Santa Fe

“Teníamos ciertas dudas con la bifurcación de horarios, nos duplicaba el trabajo”, explicó el funcionario sobre la prohibición para circular desde las 21. Esta medida alcanza a autos y motos particulares de quienes no realizan actividades esenciales en el marco de la pandemia de coronavirus. A la hora de trazar el balance de los controles, consideró que “en general hubo alto acatamiento” y concluyó: “La responsabilidad social ha sido la regla”.

Lagna admitió que el último decreto provincial por la emergencia sanitaria genera “enojos” y “pérdidas económicas”, pero aseguró que mantendrán la “rigurosidad aunque duela”. De esta manera defendió decisiones como la de montar 55 puntos de inspección en Rosario, la principal ciudad santafesina.

//Mirá también: Detectaron tres fiestas clandestinas en Rosario a pesar de las restricciones

“Ojalá el 3 de mayo (cuando vence la medida de restricción) estemos acá celebrando que la curva de contagios haya descendido y las camas críticas se hayan liberado”, manifestó el ministro en conferencia de prensa.

Las nuevas restricciones rigen desde el último viernes por decreto del gobernador Omar Perotti con el fin de reducir la movilidad de las personas. El objetivo a corto plazo es reducir las internaciones de víctimas de siniestros viales.

Además de los aprehendidos, la cartera de Seguridad detalló que fueron secuestrados 30 vehículos y desbaratadas 20 fiestas clandestinas. Una de ellas tuvo lugar en Rosario con 59 personas reunidas en cercanías del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), informó la Secretaría de Control y Convivencia local.

Según detalló el jefe de la Unidad Regional II, Adrián Forni, durante el fin de semana se identificaron a 1.439 personas, de las cuales 81 fueron notificadas por la violación al decreto provincial y 54 imputadas judicialmente, mientras que se secuestraron 15 autos y motos.

Por su parte, el secretario de Política y Gestión de la Información del Ministerio de Seguridad, Jorge Fernández, detalló que en la ciudad de Santa Fe fueron trasladadas 48 personas a sede policial por circular en horario prohibido.

El funcionario consideró que “el cumplimiento de los santafesinos fue bastante ejemplar” y agregó que “el objetivo de los controles es disuadir, de ninguna manera son represivos”.