"El partido se juega con gente sí o sí", dijo el vice sabalero, en el marco del conflicto con Utedyc.


El clásico santafesino se complicó en los últimos días luego de que personal de Utedyc advirtiera que podría jugarse a puertas cerradas, ya que Colón no puso a personal del gremio en esta tarea. Sin embargo el club sabalero planteó jugar “sí o sí con gente”.

Este viernes, el gremio que nuclea a los trabajadores de los estadios difundió un comunicado advirtiendo que el encuentro corre riesgo de disputarse sin público, ante su disconformidad con la manera en la que se había organizado la venta de tickets y el “incumplimiento del convenio colectivo de trabajo”.

El vicepresidente sabalero, Horacio Darrás, cuestionó duramente al personal de Utedyc, al explicar que no lo dejan sumar a gente del club para colaborar en el proceso de expendio de entradas.

“Nuestra gente está para evitar fallas, pero ellos no permiten que haya observadores, porque entienden que es una presión a la tarea que hacen. ¡Es una cosa de locos! Yo soy el dueño de mi cancha ¿y no puedo poner gente? Es muy raro todo esto”, sostuvo.

Horas más tarde, Colón envió un comunicado en el que confirmó que el domingo abrirá las puertas del estadio con normalidad para el encuentro ante Unión.




Comentarios