Si bien todavía no hay nada definido, no descarta su candidatura para seguir al frente del Municipio. "La idea es aumentar el nivel de inversión", confió. 


Uno de los caballitos de batalla que tuvo la gestión de Ismael Passaglia primero y después de su hijo Manuel fue la obra pública. Ahora, en instancias definitorias para el trazado de alianzas de cara a las elecciones de 2019, el actual líder del Ejecutivo definió prioridades.

A contramano de lo que establece el proyecto presupuestario que obtuvo media sanción en Diputados, y de lo que prevé el Presupuesto Provincial que fue presentado este lunes en la Legislatura bonaerense, en San Nicolás la partida afectada a obra pública no se verá disminuida en el cálculo de gastos y recursos que se elevará al Concejo.

El 53% del Presupuesto 2018 estuvo dirigido a obra pública. Y para 2019 vamos a mantener ese mismo nivel de inversión, o incluso aumentar algún puntito más porque están abiertos 61 frentes que no pueden paralizarse un sólo día. Esa decisión nos obliga a hacer el máximo esfuerzo para optimizar los recursos que tenemos”, afirmó Passaglia en diálogo con El Norte.

Y destacó: “Invertir en obra pública no sólo nos lleva a crecer como ciudad, sino también a mantener el nivel de actividad económica en tiempos complicados”. En el distrito genera empleo para unas 1500 familias y al mismo tiempo es una buena oportunidad para que las pymes locales puedan proveer productos y servicios.

“El año que viene se va a mantener este mismo nivel. Cuando se termine una obra, empezaremos con otra. No vamos a reducir la cantidad de frentes abiertos. Sí sabemos que hay obras que son muy urgentes, como las hidráulicas, y otras que son necesarias”, refirió.

El zanjón San Nicolás en obras. (Archivo)

Entre las de mayor envergadura se encuentran el zanjón San Nicolás, La Cautiva y La Verde y los trabajos en La Emilia, donde resta concluir un sector del alteado del terraplén.






Comentarios