Unas 250 personas participan de la búsqueda de un nene de 5 años que se perdió este domingo en La Laja, San Juan.


En medio de tanta desesperación, un baqueano dio con el primer rastro esperanzador sobre el paradero de Benjamín Sánchez, un chico sanjuanino de 5 años que se encuentra desaparecido desde este último domingo. Se trata de una huella pequeña, que parece ser de zapatillas y que es compatible con las del nene. Por ahora son más de 250 personas las que participan de la intensa búsqueda.

Ya pasaron 18 horas y Benjamín sigue sin aparecer. A las Fuerzas de la Policía se sumó inteligencia del Ejército Argentino, y equipos de Montada y Canes. Con drones y el helicóptero de la provincia, se implementó un intenso operativo de rastrillaje para dar con el nene. Incluso hay un baqueano que se sumó a la búsqueda este mismo lunes y vio un rastro que podría ser del pequeño.

Benjamín Sánchez.

Según publicó el diario digital Tiempo de San Juan, el hombre, que no fue identificado, encontró una huella que parece ser de zapatillas. La misma trascurre a lo largo de la zona y va hacia el Río Salado. Para el sujeto, es un rastro reciente y tal vez hasta de las primeras horas de la mañana de este lunes. A pesar de la gran cantidad de marcas de otras personas y vehículos, el baqueano pudo seguir las mismas hasta la corriente de agua que se encuentra a poca distancia.

La madre de Benjamín, que sufrió varias crisis de nervio durante la noche.

El pequeño había estado pasando la tarde del domingo junto a su madre y un grupo de amigos en un terreno desértico de El Salado, en el departamento Albardón, cuando se perdió. Aparentemente el chico salió corriendo del lugar como si fuera un juego y a pesar del llamado de su madre y su hermana se alejó y no regresó más.

Intensa búsqueda del chico sanjuanino.

“Yo lo escuché llorar, mi mamá lo escuchó llorar y no lo pudimos encontrar. Se fue corriendo. Miraba para atrás se reía pero no paraba de correr. Mi mamá lo salió a buscar y caminó como un kilómetro, pero no lo encontró. Yo ruego que esté durmiendo o sentado abajo de un árbol, pero que aparezca. Lo que sea, pero que esté con vida”, dijo angustiada la hermana de Benja, Victoria.






Comentarios