Ocurrió en Rawson, una localidad al Sur de la provincia de San Juan. Un móvil policial terminó destrozado.


Un joven de la provincia de San Juan no se tomó muy bien el pedido de la Policía que le solicitó el DNI para corroborar antecedentes y todo terminó en una batalla campal. Según publicó Diario Huarpe, familiares y amigos del joven molesto corrieron a pedradas a los efectivos que estaba de operativo y terminaron destrozando el parabrisas de un móvil policial.

Toco ocurrió en el Lote Hogar 16, una zona bastante conflictiva de la provincia, a las 12.45 cuando efectivos de la Unidad Operativa Pocito Norte recorrían la el barrio. Allí pararon a dos chicos y les pidieron sus documentos. Mientras uno lo entregó sin ningún problema, el otro se puso violento, se enojó, insultó e intentó arrebatarles el DNI de la mano a los uniformados. Según el medio local, el chico se dio a la fuga y se metió a un taller mécánico a unos 80 metros de donde lo habían parado.

Cuando los policías lo fueron a buscar, se desató la guerra. Ahí los esperaban familiares y vecinos del joven que los agarraron a pedradas.  El relato de los uniformados que estuvieron en el lugar, indica que en la puerta del taller, un hermano del sospechoso comenzó a insultarlos y a agredirlos mientras los otros les tiraban con todo lo que tenían al alcance. Como la situación se tornó imposible, los agentes tuvieron que pedir refuerzos para poder detener al joven.  Una vez que lograron reducirlo tuvieron que huir rápidamente del lugar porque los vecinos no paraban de tirar piedras. El sospechoso quedó alojado en la Comisaría 6ta, de Rawson, y uno de los móviles policiales terminó con el parabrisas roto. Los efectivos pudieron salir ilesos del lugar y hasta el momento no hay más detenidos por el violento episodio.





Comentarios