El menor quiso vengarse del gato que lo mordió. Corrió por toda la casa con un papel encendido y quemó una habitación.


Un nene de 4 años le prendió fuego a una habitación, en la vivienda de una familia de San Juan. Según informó Diario de Cuyo, el niño quiso prenderle fuego al gato porque lo había mordido pero no lo logró. En cambio, incendió la habitación de una de sus tías que perdió todo su material de estudio por las llamas.

La “travesura” del pequeño ocurrió en una casa de familia ubicada en calle Alfonso XIII y Calle 8, en el Médano de Oro, un distrito agrícola de la provincia cuyana. El menor corrió al gato por toda la casa con un papel prendido fuego y terminó arrojándolo abajo de la cama de su tía. La joven está a una materia de recibirse de enfermera pero por el fuego perdió todos sus apuntes, una impresora y hasta una noteboook. “Tamara Lencias (24) es la joven que se quedó sin su cama, ropa, computadora, impresora, dinero y libros de estudio“, publicó el diario local.

El fuego tomó primero el colchón y rápidamente se extendió por toda la habitación de Tamara. El techo de caña de la casa hizo que las llamas tomaran todo más rápido y que la joven estudiante de Enfermería se quedara sin nada. El Cuartel de Bomberos de Rawson acudió al lugar, pudo salvar algunas cosas y detener el incendio antes de que se prendiera toda la casa. Ahora, Tamara evalúa cómo hará para continuar con su carrera, para poder finalmente recibirse de enfermera.





Comentarios