La semana pasada una niña de 13 años llegó a la sala de emergencias del Hospital Dr. Joaquín Castellanos de la ciudad de General Güemes en la provincia de Salta presentando fuertes dolores abdominales, vómitos y fiebres. Al principio se creyó que era coronavirus, pero análisis confirmaron que fue vícitima de un abuso sexual.

La menor estaba acompañada por sus abuelos, quienes argumentaban que su nieta podía tener coronavirus. La médica tratante notó que la fiebre que padecía la nena no era producto de una infección respiratoria y pidió análisis de orina y sangre para hacer un diagnóstico.

Los médicos del hospital atendieron a la niña y dieron aviso a la policía. Foto: Municipios de Argentina

El equipo de salud, confirmó que la menor presentaba un embarazo de 18 semanas. Tras los resultados y una ecografía que se le realizó, la pequeña les contó a los médicos los terribles momentos que sufría cuando era abusada sexualmente por su padre desde que ella tenía ocho años, indicó el medio Hola Salta.

Según trascendió, la niña contó que “ella vive con su padre, que él tiene la guarda por decisión de la jueza, porque su madre falleció hace 9 meses de Cáncer”. La médica que la atendió dio aviso a la Policía de Salta, y la menor confesó que su padre de 39 años, abusó por última vez de ella el día antes de año nuevo.