El pasado miércoles 20 de enero, un hombre identificado como Hugo Armando Amador, de 40 años, conducía una camioneta con un cargamento de coca y, en su desesperado intento por evadir un control, casi arrolla a dos gendarmes. Quedó detenido e imputado por el delito de tentativa de homicidio.

El incidente fue en la ruta 5, a la altura del paraje Uriza, a la salida de la localidad salteña de Orán. Alrededor de las 7.30, un móvil de la Gendarmería Nacional transitaba por esa vía desde Rivadavia Banda Sur con tres efectivos. En el sentido opuesto, circulaba una camioneta blanca, cuyo conductor, al divisar el móvil de la Gendarmería, se detuvo y realizó un giro en “U”.

Los efectivos estacionaron el móvil en la banquina y dispusieron de los elementos para realizar el control pero el vehículo aceleró y en zigzag se dirigió directo a los dos gendarmes que, con linternas le hacían señas para que baje la velocidad y se detenga. Avanzó con la intención de embestirlos pero ellos lograron arrojarse al costado de la banquina y salir ilesos.

El rodado, por su parte, siguió de largo y chocó con el móvil de la fuerza, donde se encontraba otro gendarme que resultó herido por el impacto. Al imputado no le quedó otra que detenerse a 300 metros porque la camioneta se le había echado a perder. Él y sus dos acompañantes intentaron fugarse pero fueron detenidos. Posteriormente, al revisar la camioneta Ford Ranger se pudo establecer que en la caja y asiento trasero llevaba una carga de 418 kilos de hojas de coca.