Luego de que el COE provincial anunciara que a partir del lunes 1 de marzo, entre las 7 y las 8.30, sólo podrán viajar en el transporte público los estudiantes y trabajadores esenciales hubo malestar en sectores que necesitan usar el colectivo en esa franja horaria como los gastronómicos y las empleadas domésticas.

El titular de la Cámara de Hoteleros, Gastronómicos y Afines, Eduardo Kira, aseguró que la medida oficial perjudica al sector que representa. “Con el inicio de las clases era sabido que iba a haber una explosión de movimiento, siempre sucede y este año no iba a ser la excepción. No renegamos de tener que cuidarnos y coincidimos en que la prioridad es la salud y la educación pero también hay que cuidar el trabajo. Esto encarece el costo de trabajo de la gente porque todo el mundo entra a trabajar entre las 8 y 9 de la mañana. Estamos frente a otro golpe al bolsillo del trabajador, que se podría haber evitado si pensaban una estrategia”, opinó el empresario.

Por su parte, desde el sector de las trabajadoras de casas particulares manifestaron que la restricción del horario de transporte público a partir del lunes las afecta, ya que la gran mayoría va en colectivo a los hogares donde trabajan. Incluso tienen que llegar temprano para acompañar a los hijos de sus empleadores a la escuela o cuidarlos cuando sus padres se van a trabajar.

Por otra parte, desde de la Cámara de Comercio indicaron que cada comerciante se organizará con sus empleados para cubrir la franja horaria en la que trabajan. Así, podrían ingresar primero quienes viven cerca o tienen movilidad propia y, luego de las 9, quienes se mueven en transporte público.