Ante el aumento de casos de COVID-19 y para contar con una mayor disponibilidad de camas para la internación de pacientes positivos, se suspendieron por 30 días las cirugías programadas en el sector privado. Fue una decisión comunicada por el titular del COE provincial, Francisco Aguilar. “Cada cirugía que se hace ocupa medicación crítica que se necesita en las terapias intensivas”, explicó el médico.

En consonancia con lo expresado por el Ministro de Salud, Juan José Esteban, la semana pasada, el doctor Aguilar confirmó que la ocupación de camas en Salta ronda entre el 90% y el 94%. “El porcentaje es muy variable”, subrayó. En la parte pública las intervenciones se suspendieron hace un mes.

Recordamos que la semana pasada se habilitaron alrededor de 100 camas para atender a pacientes leves en el Centro de Recuperación de Limache, en la zona sur de la capital salteña. También se incrementó la cantidad de plazas con oxígeno en los hospitales San Bernardo, Milagro y Materno Infantil. “Salta Capital está en riesgo epidemiológico alto, otros departamentos que estaban en riesgo medio, desde la semana pasada a esta pasaron a zona roja también. La situación es compleja”, remarcó Aguilar.

“Promediando con las camas UTI, la ocupación real, es del 77%, lo cual es muy importante, porque la cama de terapia, es la más sensible ya que se requiere tecnología y recurso humano calificado, es igual de importante tener camas de piso con oxígeno para atender pacientes leves a moderado”, concluyó el funcionario.