Tras la semana de confinamiento estricto en nueve departamentos con riesgo epidemiológico de la provincia, desde este lunes retornaron las clases presenciales en Salta salvo en dos zonas, Metán y Rosario de la Frontera. Sin embargo, desde Docentes Autoconvocados llaman a un paro para el próximo viernes 4 de junio.

Desde el gremio aseguran que el sector está en estado de alerta ante el aumento de casos positivos de coronavirus dentro del plantel educativo, y también de fallecimientos a causa de la infección. “El sábado tuvimos una asamblea de toda la provincia, participaron incluso docentes de escuelas rurales, donde expusieron que la situación se agudiza no solo con la pandemia y la crisis de los contagios sino con la cuestión de los recursos”, señaló la vocera de Docentes Autoconvocados, Daniela Romano.

Las consignas establecidas para el paro del próximos viernes 4 de junio serán: “basta de muertes docentes”, “vacunas para todos”, “recursos para la virtualidad”, “mejoras salariales”, “designación de personal y la copa de leche”. “Estos son los ítems que más denunciamos que están faltando”, remarcó Daniela Romano.

A mediados de mayo, gremios docentes de la provincia habían solicitado el cierre de las clases presenciales alegando que había maestros y profesores de la provincia todavía no habían sido vacunados. El ministro de Educación, Matías Cánepa, les respondió ratificando la continuidad de la presencialidad en los establecimientos educativos. Días más tarde, y ante el aumento de casos positivos de COVID.19, el Gobierno adhirió al DNU nacional y suspendió durante una semana las clases presenciales en las zonas de alto riesgo. Este lunes retomaron pero la polémica sigue vigente.