El mes pasado, el sacerdote Agustín Rosa Torino fue condenado a 12 años de prisión efectiva luego de que el Tribunal lo encontrara culpable de abusar sexualmente de dos exnovicios y una exmonja integrantes de la congregación que él dirigía.

En este contexto, en las últimas horas, el Arzobispado de Salta informó que el Delegado de la Congregación para la Doctrina de la Fe, monseñor José Luis Mollaghan, decretó la “pena máxima de la pérdida del estado clerical” para Rosa Torino. De esta manera, el condenado fue expulsado de la iglesia.

Por otro lado, se indicó que en relación al juicio penal contra el presbítero José Carlos Aguilera, se aceptó el traslado “a otra sede la realización de la apelación” por lo que se le ha encargado “al Tribunal Eclesiástico Bonaerense que lleve adelante dicho proceso penal de juzgarlo en segunda instancia”.