En el jury de enjuiciamiento contra la defensora oficial de Tartagal, Rosa Díaz, que comenzó el martes y se extenderá hasta el próximo viernes, la hermana de la acusada presentó pruebas que complican su situación penal.

Sandra Díaz fue quien en febrero de este año denunció que sus hermanas Rosa y Paola (concejal) retenían en una vivienda particular donaciones que diferentes fundaciones habían enviado para las comunidades wichís del interior salteño. Esta es una de las acusaciones que la Defensora enfrenta en el juicio, además está imputada por incumplimiento de sus deberes como funcionaria pública luego de el titular de la Defensoría General de la provincia, Pedro García Castiella, denunciara que en la sede de Tartagal se habían cajoneado alrededor de 400 trámites.

El Defensor Oficial de la Provincia, Pedro García Castiella, en la primera audiencia.Tribuno | El Tribuno

En el juicio, Sandra Díaz dijo haber sido denunciada por la Defensora Oficial por violencia, tanto en Capital como en Tartagal. También ofreció documentación respaldatoria de sus dichos y su teléfono celular para que se realicen las capturas de pantalla respectiva respecto de presuntos mensajes recibidos.

El Procurador General de la Provincia, Abel Cornejo por otro lado, acusa a la Defensora Oficial Civil del Distrito Judicial Tartagal, Rosa Fabiola Díaz, en los términos de los artículos 160 y 165 de la Constitución de la Provincia de Salta y 11 de la Ley 7138, imputándole la comisión de delito común, mala conducta, mal desempeño y falta de cumplimiento de los deberes a su cargo.