El hombre no tiene trabajo. La expareja llegó a un acuerdo a través de una mediación.


Se separaron y tienen cuatro hijos. Él no tiene trabajo y le ofreció a su expareja hacerse cargo de los gastos del almacén del barrio para cumplir con la cuota alimentaria. Ella aceptó.

El acuerdo entre ambos se dio en el marco de una mediación. Ya fue homologado y tiene peso de sentencia judicial.

El fallo señala que el hombre deberá cumplir con lo que propuso, es decir, con el pago de la cuenta corriente del almacén donde la mujer compra los alimentos para sus hijos. La expareja acordó además régimen de comunicación y cuidado personal.

“La mediación se trata, básicamente, de impulsar un acercamiento entre las personas afectadas por un conflicto, ayudándolas a clarificar sus intereses y que concluyan con un acuerdo satisfactorio, sin necesidad de judicializar la situación”, señaló la defensora General de la provincia, María Inés Diez.




Comentarios