Luego de la decepción por la temprana eliminación de Nadia Podoroska en Roland Garros, dos santafesinos más iniciaron su camino este martes en el Abierto de Francia. Facundo Bagnis fue el primero en gateras y arrancó con una victoria contundente por 7-5, 6-3 y 6-4 al cabo de dos horas y 31 minutos.

El tenista criado en Armstrong había cedido tres puestos en el ranking ATP en la última semana, pero le bastó para ingresar directamente al cuadro principal del Grand Slam. Ubicado en el escalón 104, su partido con Benjamin Bonzi (116) comenzó poco antes de las 9 de la mañana argentina y rápidamente le planteó dificultades para imponerse.

El zurdo perdió su saque en el primer juego, pero se mantuvo a la par de su oponente y logró revertir la desventaja para ponerse 4 a 4. Además de mantener su servicio, fue más preciso que el francés y se llevó el primer set por 7-5 al cabo de 57 minutos en el primero de tres break points a su favor.

El armstronense de 31 años pisó el acelerador para obtener en el segundo parcial en 34 minutos y luego el duelo volvió a emparejarse. Cuando le tocó servir para cerrar el partido por primera vez, levantó un triple break en contra y terminó festejando cuando la mayoría del público estaba del lado de su rival.

Luego de ganar el primer partido en Francia, a Bagnis le espera un duelo mucho más difícil. El próximo adversario en el certamen será el vencedor del cruce entre el aleman Jan-Lennard Struff (42) y el ruso Andrey Rublev, número 7 del mundo.

En paralelo con el partido del “Torbellino” de Armstrong, este martes también se anunció el debut de Federico Coria (94) en Roland Garros. El rosarino debe enfrentarse al español Feliciano López (62).