Todos los que conocen a Mauricio Pochettino saben de su amor incondicional por Newell’s, que lo pone de manifiesto cada vez que puede. Incluso cuando llegó Lionel Messi al París Saint Germain (PSG) confesó que ambos tenían en común su relación con el club del Parque.

Es por eso que no sorprendió el regalo que le hizo llegar el club: una camiseta personalizada con el número seis que usó en su etapa en la Lepra y su apellido arriba. Se trata de la camiseta que Umbro realizó para homenajear a Diego Maradona, ex compañero de Poche en Newell’s y su ídolo de la infancia, con quien mantenía una gran relación.

El oriundo de la localidad santafesina de Murphy agradeció el gesto posando con la casaca para la foto, que se viralizó en redes sociales. Finalmente después de las fechas de eliminatorias de selecciones, el técnico pudo disponer de sus estrellas Lionel Messi, Neymar y Kylian Mbappé, entre otros.

Mauricio Pochettino con la camiseta de Newell's

“No debemos olvidar que tenemos en nuestras manos a los mejores jugadores del mundo, pero también a sus familias, sus círculos mediáticos, sus seguidores. No es fácil. La gente dice: tal jugador no se adapta, tal jugador sufre, tal jugador tiene problemas. ¿Y el personal? Y los demás empleados del club, ¿no tienen problemas? Pero tenemos obligaciones”, dijo el DT en respuesta a las críticas por el mal funcionamiento de su equipo.

“Hay que encontrar un equilibrio, y eso también se aplica a los jugadores. El entorno a menudo hace que el jugador crea que solo tiene derechos y no obligaciones. Cuando el equilibrio no es correcto, ahí es donde comienza a torcerse”, continuó. Pochettino demostró su intención de encontrar el funcionamiento “lo antes posible” mientras transcurre el primer semestre de la temporada entre la Liga de Campeones, el gran objetivo, la Liga de Francia, que lidera con comodidad, y la Copa de Francia.

El DT argentino junto a Messi, en el entrenamiento del PSG. (Prensa PSG).

“Quizás se pueda hacer de otra manera. Quizás no podamos hacerlo de manera consistente, como lo hicimos en Tottenham. Pero creo que podemos hacerlo a veces y jugar de manera diferente en otras ocasiones. Es parte de nuestra adaptación”, explicó sobre su estilo y gusto de juego.

Por otra parte, ante la consulta sobre si se encontró con inconvenientes al momento de sustituirlos, como sucedió con Messi en uno de los encuentros, el entrenador aseguró: “Estamos hablando de los mejores jugadores del mundo. Si no tienen ningún problema, ¿por qué quieres sacarlos? Incluso si no juegan como uno espera, con su talento, pueden ser decisivos en cualquier momento de un encuentro”.

Pochettino se animó a comparar a su actual plantel, en el que también están Ángel Di María, Mauro Icardi y Leandro Paredes, los brasileños Marquinhos y Rafinha, el arquero italiano Gianluigi Donnarumma y el español Sergio Ramos -aún no debutó por problemas físicos-, con los “Galácticos” de Real Madrid, entre quienes estuvieron el brasileño Ronaldo, el francés Zinedine Zidane, el portugués Luis Figo y el inglés David Beckham.

“Nunca hubo un equipo así, tal vez solamente en una ocasión en la historia. Gestionamos personas, con emociones. El comportamiento de todos no es una línea plana. Es una sucesión de altibajos, uno está contento, otro está lesionado, uno está jugando, otro no. Creo que lo más importante para el personal es intentar equilibrar los estados de ánimo, los estados de forma”, cerró.