Tres días después del ataque contra la parrilla El Establo y el carrito Jorgito Junior’s, este miércoles dispararon contra dos negocios de Empalme Graneros. En uno de los locales dejaron un mensaje en el que amenazaron con una “lluvia de balas” en un presunto caso de extorsión.

La secuencia ocurrió a la tarde sobre Génova en un tramo de menos de dos cuadras. Además de los daños materiales, un hombre que estaba en uno de los locales afectados sufrió una herida leve en la cara por el impacto de la esquirla de un proyectil.

Pensé que me habían dado”, contó el comerciante ante la consulta de Canal 3 sobre lo que pasó después del ataque registrado a las 17. En el negocio encontraron un papel manuscrito dirigido a “Daniel” con un número de teléfono y un mensaje intimidatorio.

En primer lugar, los delincuentes abrieron fuego contra una tienda de ropa infantil a la altura de Cabal. Después avanzaron hasta el cruce con pasaje Asturias y se escucharon nuevas detonaciones. En este caso, los proyectiles impactaron contra un salón de tatuajes del barrio Empalme Graneros.

Además de los destrozos en los negocios a los que apuntaron los agresores, la policía constató que uno de los disparos dio contra un auto estacionado en la cuadra. En el operativo posterior por las balaceras en Rosario trabajó la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y Gendarmería Nacional.