La Justicia provincial comenzó a investigar este sábado un ataque contra el Sindicato de Camioneros de Santa Fe. Según la denuncia policial, a la tarde dispararon contra la sede local del gremio. El episodio se registró después de una semana con seis balaceras en estaciones de servicio de Rosario y Villa Gobernador Gálvez.

En primera instancia no se reportaron personas heridas como consecuencia del atentado en Pasco al 1000. Si bien había un custodio adentro del edificio cuando llegaron los agresores, el vigilador resultó ileso.

La balacera en el sindicato ocurrió alrededor de las 18.30 a metros de la Plaza de la Libertad. La versión preliminar indica que dos delincuentes pasaron a bordo de una moto Honda Tornado blanca y uno de ellos abrió fuego entre cinco y seis veces antes de la huida.

Los proyectiles impactaron sobre la fachada de mármol de las oficinas del gremio en el barrio del Abasto. Más allá de ese rastro de los disparos, no se detectaron otros daños materiales en las instalaciones a raíz de la agresión.

La investigación sobre el ataque quedó en manos de la unidad de Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación (MPA). En las últimas dos semanas, la Fiscalía abrió otras ocho causas por atentados contra estaciones de servicio y escuelas. Para el Minsiterio de Seguridad de Santa Fe, estos hechos están conectados entre sí como resultado de “operaciones de intimidación pública” en Rosario.